sábado, 14 de enero de 2017

La 3ª Guerra Mundial

World War III

"Veo que el mundo se está transformando lentamente en un desierto; Oigo el trueno que, un día, nos destruirá también. Siento el sufrimiento de millones. Y sin embargo, cuando miro hacia el cielo, de alguna manera siento que todo va a cambiar para mejor, que esta crueldad también terminará, que la paz y la tranquilidad volverán una vez más." Anna Frank


Termina la tarde. Detrás de una luna invisible aún, se esconde la noche. Las gentes de bien se van recogiendo hacia sus casas. No sé que es ser gente de bien.
De los parques no queda casi nadie. Sólo los que vinieron de la parte sur de América, jugando valientes a voleibol a 4 grados.



Las gentes de mal se preparan; salen de caza. No sé qué van a cazar. Quizá vayan tirando flechas a corazones solitarios. Las gentes de mal son como las otras. Completos desconocidos. 
Ambos mezclados, ambos en sendos bandos.
Kostas Murkudis

Acuño la nueva palabra, bienenimal, vieneanimal.
Esta palabra no sale. Derecha a la papelera.

Las flores se encierran.

Caen las persianas, los perros se echan. 
Algunos enroscados, otros con la cabeza entre las patas y la mirada vigilante. El ojo que no duerme.
Paran coches y motocicletas. 
Callan los piñones de las bicicletas. 
Las fábricas -las menos horribles- se detienen. 
Están cansadas de robar trabajo.
La luz se pierde en el espacio y rebota contra las primeras estrellas. Ya sé que esto no puede ser. Pero son las últimas letras y son libres de hacer como quieran y no como yo quiero.

Las primeras tiendas bajaron las rejas discutiendo con el cartel despistado de "Abierto". Las últimas tiendas guardan las gallinas explotadas de categoría 3 hasta más allá de la hora razonable. Los zorros se forran consumiendo la esencia vital de sus plumíferas obreras.

Saltó la última luz ámbar de la calle Virgen de la Fuencisla, nº27, Madrid, donde se criaron Teresa y Cristina. Es la luz rezagada que aligera el paso para alcanzar las carcajadas de las nuevas compañeras LED. Cristina, alegre rebelde de pelo rizado, ya no vive allí. Teresa, inocente, igual de buena, tampoco.

Aterrizan las aves en sus pajareras naturales de paja y las otras esconden la cabeza y levantan la pata en sus manicomios cagados de metal. Los locos aúllan al paso de la bandeja antipsicótica. Los búhos miran alucinados y encienden el radar que barre el suelo del bosque.



Beth Robinson
Se enfría la tierra en el lado oculto y los no cultos rinden culto en ritos innombrables. Los cultos por su parte, opuestos al día en la obra de dios, se quitan de la pierna el cilicio que permite apartar el pecado. No puedo criticarlos por eso. Yo también castigogué mi cuerpo. Palabro que no existe.
A la basura.




Terminan las películas malas fin-de-semana de Antena3.
Unas cocinas tienen tortilla francesa, otras abren una lata de bonito, de espárragos del Perú. 

Las motos de telepizza recorren alocadamente la ciudad. El recuerdo de la comida atrae la cena. Está a punto.
Las tarjetas vuelven derretidas de las rebajas. Los bancos bajan su caudal de datos y suben el del interés.

Cae la helada en Polonia y mueren personas. Y muerte y frío es el final de personas que huyeron de la guerra, lucharon contra el agua, contra el dolor de todo-perdido, contra el hambre y la sed, contra el frío natural y el inmoral de la gente mal y la gente bien.
Es el anochecer de la vida civilizada.

En África es un poco lo mismo.
Cae la noche sobre las grandes urbes. Es la hora en que caen las bombas no anatómicas sobre Madrid, Berlin, París, Londres... Roma se libra.

Muchas cosas terminan a la hora esperada.
El amor también termina.
Con todos protestando, con todos siendo enemigos de todos, llega el loco de la Trump-peta en la cabeza para aportar su grano de rencor, aversión, aborrecimiento, animadversión, abominación, antipatía, tirria, ojeriza, desprecio, fobia, inquina, rabia (© diccionario Espasa Calpe, S.A.) para separar mundos.
Trump dice que va a crear más puestos de trabajo que dios. Destruir para construir.
1929 crisis mundial y mas diez, 1939 guerra mundial.
2008 crisis mundial y mas diez, 2018 tercera guerra mundial.
Ya queda menos.

Cerramos la tapa del portátil. Si no vas a irte con él por ahí, no la cierres y te durará más. No cierres las puertas. Nunca sabes por dónde necesitarás pasar.

Es triste. La vida se va extinguiendo dentro de nosotros. La arruga no es nada bella. El hueso también se arruga y duele. Duele el cuerpo entero. Somos carne trémula. Asustada de lo que somos. No tengo mucho miedo. Tampoco tengo mucha carne.
Me gusta el jamón serrano. Como al pobre cerdo por una pata. No le como la entraña. No le muerdo la cara.

Esto es el fin. Adiós.
O no.
Dice el hada que esto nunca termina mientras persiste la imaginación.
Gracias hada, por tu luz.
Mañana saldrá el sol otra vez y será bueno para todos excepto los vampiros.
Y todo se volverá del revés.
Todo no, pero casi.

Hola. Besos a todos.