miércoles, 21 de septiembre de 2016

¿Porqué se desnudan los locos?

Why do crazy people get naked?
"El cuchillo separa el lóbulo de la oreja del cuerpo ... Un muro de hormigón del psiquiatrico separa la sociedad de la gente razonable de la de los locos. Mediante el uso de la psiquiatría con fines políticos una vez más, el aparato policial trata de recuperar el poder de saber distinguir entre la razón y la locura. Armado con diagnósticos psiquiátricos, el burócrata de la bata blanca extirpa de la sociedad aquellas piezas que le impiden establecer la dictadura monolítica del uno para todos y para todos obligatorio." Pyotr Pavlensky

Pyotr Pavlensky realiza una protesta sobre el tejado del centro de investigación psiquiatrica social y forense de Moscú.

Pues eso, ¿porqué se desnudan las personas que padecen problemas mentales con tanta frecuencia? 

Quienes padecen esquizofrenia, por ejemplo, a veces parecen buscar la transgresión de las normas sociales y tienen comportamientos que a los demás resultan estrambóticos por salirse de la norma. Gritan, profieren insultos, hacen gestos desmesurados, muecas, soniquetes ... se quitan la ropa. 


Dice Luz Teresa Maldonado, poeta en:
http://www.poemas-del-alma.com/blog/mostrar-poema-159215

Si al perderse uno se encuentra
andando por la vida.
Descubrimos que los sentidos y otras señales
nos indican a donde ir sin partir.

Si al perderse uno se encuentra
en los sonidos del silencio
que hablan, susurran, nos llaman
nos entretienen para encontrarnos
en lo hondo, en lo adentro.

Y es cuando descubro a mi yo libre
libre de ataduras como él ...
el Loco que se desnuda.

Quizá el Loco también se libera de telares tejidos por la sociedad sobre nuestro todo. Y sí, Loco con mayúsculas porque es una poesía, porque es con amor. El mal no está en las palabras solas, sino en cómo se acompañan y se dicen y según el hilo del mensaje que llevan, según cómo y hacia dónde quieren llegar.

La esquizofrenia no es ni la única enfermedad mental ni el único motivo que nos lleva al desnudo integral. Cuando la enfermedad empuja y hace correr tu alma fuera de sí, queda desnuda ante los demás y se espantan al reconocer un ser tan desbocado como libre. Y puestos a soltar lastre, ¿por qué no liberar también lo físico?

Es su propio cuerpo lo que autolesiona y desnuda ante todos Piotr Pavlensky.
El cuerpo desnudo es lo que busca en ocasiones el artista cuando crea una obra. Es la piel y sus formas, su pelo, color y sombras y no la ropa del modelo lo que ponen ante los ojos de los estudiantes. Son cuerpos y cuerpos de hombre y mujer, reunidos en lugares públicos y abiertos a la mirada de los demás lo que encontramos en playas y otros lugares con genitales y pechos colgando o firmemente sujetos según la edad. Repletos de grasas, solo piel y huesos y algún que otro espécimen perfecto en casi todo.
Pero esos solo son los cuerpos de los cuerdos. Personas que reciben sol, agua y tierra como materia prima para fabricar felicidad. Los locos no pretenden placer sano ni felicidad pura a cambio del desnudo.

Los religiosos también se desnudan y se infrigen daño a veces. Francisco (San) se desnuda ante el obispo de Asis para despojarse de todo bien terrenal. Jesucristo cuelga desnudo en la cruz ante todos, reflejo de soledad y abandono, próximo al espíritu que restará. Gobernantes disfrutando desnudos, fotografiados al descuido y Spencer Tunick con miles de desconocidos sin ropa creando arte. Gente que destapa injusticias con gritos en público y sin telas que les cubran. Gente que se tapa hasta los ojos y soporta todo tipo de injusticias. 
Pero esos solo son los cuerpos de los cuerdos. Los Locos van gritando por gritar, son abominables dentro del arte y son compadecidos y cubiertos enseguida porque no saben lo que se hacen.

La sociedad establece las normas y distorsiona nuestras formas.



El body painting como expresión artística, utiliza como lienzo en la mayoría de casos mujeres con cierta belleza. Los hombres resultan complejos, difícilmente artísticos y confúsamente eróticos y capaces de cambiar la obra. Para Alexa Meade toda la persona es un cuadro fugaz y viviente.
La mente puede ver la desnudez pintada y hasta cierto punto tolerarla y englobarla en el arte, pero sin la pintura... ay... eso es otra cosa.
A los locos como mucho se les "pintan morados" si se portan mal.





La foto muestra a Marina Abramovic llorando en una actuación de 1970 en Serbia donde los visitantes podían coger objetos de una mesa y utilizarlos sobre ella. Había de todo, cosas buenas y malas. Había incluso una pistola con balas. 
Marina Abramovic es una artista que también ha utilizado su cuerpo desnudo en muchas de sus actuaciones u obras. A veces, una mirada es capaz de desnudarnos el alma. En esta ocasión le sucedió a ella. Estaba en el MoMa. Ella permaneció durante horas sentada junto a una mesa. Los visitantes podían sentarse al otro lado de la mesa y mirarla a los ojos durante un minuto. Parece una cosa tonta, pero de pronto, cuando llevaba muchas horas actuando sin moverse, se sentó frente a ella la persona que compartió su vida durante 30 años tras su extraña y amable ruptura largo tiempo atrás sin volver a encontrarse. Una mirada, un minuto y un millón de recuerdos y el deber de no moverse y continuar con el espectáculo.



Y quizá la pregunta correcta sea ¿por qué se visten los cuerdos?. 

Otro día podemos comentar que no debemos llamar así a las personas diferentes. Ahora se dice que son personas con diversidad funcional. Es curioso cómo tratamos de adaptar el lenguaje para mejorar la integración pero la vida real, en lo cotidiano, en lo material, las cosas cambian muy, muy poquito.

Locos. Subnormales. Discapacitados. Minusválidos. Pues no.

DISIMILES o distintos, que para eso existe la DIVERSIDAD.



1 comentario:

Una loca que debería desnudarse más dijo...

Quién sabe de la locura?? Quién sabe de la desnudez del alma?? A veces creo que el "loco" se desnuda para despojarse de todo, de lo racional y de lo irracional......., y su pudiera se desollaría la piel, la carne, los huesos.........La desnudez nos da vergüenza y para algunos es pecado, pero el " loco", no sabe de vergüenzas ni de pecados, solo sabe de desgarros y certezas