sábado, 10 de noviembre de 2012

Recuerdos y sensaciones


Últimamente echo de menos a alguien con quien ya no tengo apenas contacto...
Me cansé de tanta coz y ... creía que eso nunca podría pasar.
Siempre he creído en las casualidades y en las causalidades, así es la vida.

La primera vez que supe de ella fue a través de mi chico y del parchís online. Dicharachera, inteligente, y un día zas.... pide para su cumpleaños una pistola para matar a su tío, que ha abusado de ella y la violó cuando era pequeña. "No se lo digas a nadie.", pero mi chico se quedó a cuadros y me lo contó. Y yo, que me meto en todos los berenjenales, entré de lleno en su vida. Me di por entera en todas mis posibilidades: emocionales y materiales, pero está claro que sólo me dejó entrar hasta donde ella quiso. Aunque en eso somos todos parecidos... en lo de guardarnos cierta intimidad.

Durante varios años he aprendido mucho de ella y de mi. He tenido alegrías, penas, dudas, una mezcla de muchos sentimientos, de idas y venidas, de encuentros casuales y... causales.
Hay días que me levanto pensando en cómo la irá, cómo se sentirá, si habrá logrado deshacerse de tanta carga, si se habrá encontrado a sí misma y habrá puesto a cada uno en su lugar, si todo fue cierto

¿Fue cierto? Muchas veces recé para que no fuera cierto, aunque sé que sí lo fue. Y aunque no todo lo que me contaba a mi coincidía con lo que le contaba a otras personas, no fue eso lo que me alejó de ella.
Fui yo la que me cansé de tantos desencuentros, los desaires, de sus juegos psicológicos como si jugáramos al ratón y al gato. Me sentí manipulada y aun con todo eso, la echo de menos. Pero ya no la llamo ni la escribo.

Deseo que la vaya bien, que no se destruya, deseo...

A veces siento que nada de lo que hice sirvió para algo. Que no la serví de nada. A veces creo que rellené espacios en su vida o ella en la mía .... Amiga, porque te quiero, amiga.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

No eres masilla de relleno. Eres mucho más que todo eso, claro está. No hay que ser un genio para saberlo.

"Habemos" personas difíciles en este mundo, siempre el tiempo sentencia. Es un juez inapelable, y ninguno quedamos fuera de su competencia. Por eso te entiendo cuando dudas sobre quién rellenó huecos a quién.

Somos complicados, algunos de nosotros. No pretendo excusar. No me creo mejor, lo mismo que tú.

Lo que me entristece es pensar que yo sea otro burro coceando. Pido perdón, pero no quiero ser perdonado.

una mitad que te quiere dijo...

De momento no eres ni has sido burro en ningun momento(valga la rebundancia)y mucho menos has coceado.
Eres demasiado poco egoista, y eres incapaz de hacer daño intencionadamente.
No tienes que ser perdonado por nada, sigamos como estamos, un beso

Fermin dijo...

Gracias por todo.
Por tu forma de tapar grietas.
Por tu manera de gritar verdades.
Por tu voz y su aliento,
cálido, sereno.
Por tu vibrante energía y tu luz,
apasionada, cándida e incandescente.
Por tu abrazo lejano y fuerte,
tan querido, tan buscado y consciente.
Por tus besos de amiga y esposa
amante de tu amado, respetado y
desconocido.
Por tantas cosas que no valen nada
aunque cuesten mucho,
dinero y tiempo que nadie tiene ya,
y que no valen nada comparadas contigo,
como nada vale el billón,
puesto al lado del infinito.
Porque te quiero, amiga,
porque me haces llorar, cebolla,
redonda, lisa, cubierta de mil
capas de amor,
de ese tu amor con raíces puras,
de ese tu aroma isleño,
de esta tu mano franca...

Qué decirte amiga mía,
cosas que no sepas, si
sabes cosas que yo no sé
ni de mi mismo donde esté.

la mitad dijo...

gracias, me emociono y todo, gracias por formar parte de todo y por todo tú entero con todo. gracias a la casualidad que me juntó a tu vida, gracias de corazón