lunes, 3 de septiembre de 2012

Lucille (comic anorexia)

"Estúdiame tanto como quieras: no me conocerás, porque difiero en cientos de cosas de la forma en que me ves. Ponte tras mis ojos y mírame como yo me veo, porque he decidido habitar en un lugar que no puedes ver." Rumi




Lucille protagoniza un personaje del cómic de Ludovic Debeurme. 544 pag. 
(Norma Editorial).
http://latormentaenunvaso.blogspot.com.es/2007/06/lucille-vol-1-ludovic-debeurme.html
http://libros.fnac.es/a245365/Ludovic-Debeurme-Lucille

"La comida a la que doy vueltas
en la boca sabe a hierro...
a muerte...
Te la escupo en la cara, mamá.
De noche tengo frío...
Querría dormir para siempre...
que el sueño me llevara.
Pero despierto y
tengo que empezar de nuevo...
Alimentarme para sobrevivir,
cuando cada bocado es un suplicio.
Veneno en mi garganta.
Quiero estar vacía...
Ligera...
La comida me hincha...
Su peso en el estómago me repugna.
Tengo que purgarme las entrañas,
reducir esta carga que me pesa...
Volverme frágil...
Endeble... irme volando..."

Muchas personas viven situaciones que se parecen en parte a las de Lucille. No sé qué decir... ni cómo escribir. Mi mente se queda en blanco, como hipnotizada por un halo de tristeza y cansancio.

Querer evaporarse, desaparecer poco a poco, convertirse en pequeño plumón blanco y salir volando de esta vida.

Puede que te recuperes algún día, pero la cicatriz quedará junto con su dolor, y su costra, agarrándose poderosamente con brazos de acero, con más fuerza de la que jamás podrás disponer o reunir, no caerá nunca.
Nunca. Su costra seguirá molestando y siendo visible. Nunca se irá. No caerá nunca, jamás lo hará.

Con "suerte", podrás volver a ser una persona -otra más, simplemente-, para vivir con ese estigma doble, público y privado, incomprensible y desafortunado.

2 comentarios:

la mitad amiga dijo...

Que puedo decir....., salvo que entiendo, pero en mi egoismo quiero pensar que un día la dobled desaparecerá y serás libre de angustias y temores, libre de dolor...
no quiero que quieras desaparecer, no quiero que desaparezcas de mi vida, pero te entiendo....
no quiero decirte nada mas, solo abrazarte fuerte.

Anónimo dijo...

Gracias por el abrazo, muchas gracias. Lo digo tarde. Lo digo de veras.