jueves, 31 de mayo de 2012

La verdad de la Hipocresía, la Hipocresía de la verdad

"El hombre emplea la hipocresía para engañarse a sí mismo, acaso más que para engañar a los otros"

Me he dado cuenta de que tanto interés por la verdad es lo más falso que hay.
Que denostada está la hipocresía por una verdad que nadie quiere oír ni reconocer..., la gente se rasga las vestiduras por la hipocresía de otros cuando somos de lo mas hipócrita que hay.
Y no me refiero a las verdades en general, en la política donde todo es mentira o a las verdades relativas.., me refiero a nuestras propias verdades, esas que ni nosotros queremos ver. Nos pasamos la vida diciendo esto y lo otro, poniendo la mano en el fuego por lo que sentimos y a la vez abriendo grandes vacíos sobre personas, situaciones o sentimientos.
Siempre he creído y así lo vivo, que a la gente hay que quererla en vida y no tenemos que dejarnos nada en el tintero del corazón, pues los vacíos insalvables nos pasan facturas emocionales muy grandes, pero si somos capaces de vivir con ellos, hay que apechugar después.
Dicen que de todo se aprende y así es, y el que no quiere aprender tiene difícil solución...

La cuestión es que se ha muerto mi suegro. Hace ya mucho tiempo que tan sólo mantenía una relación cordial con él por pura educación pero desde luego libre de todo afecto cariñoso.
Y eso va también por mi chico que ahora se siente rabioso por el tema, por que  no lo  está sabiendo gestionar bien y parece ser que le está costando reconocer que su padre no fuera muy querido  y echa de menos la hipocresía de los meapilas... y la hipocresía que yo no soy capaz de tener en estos momentos y lo mejor o peor es que quiere en mi una reacción ilógica de tristeza que él mismo no tiene ni por asomo.

Dice que no he sido respetuosa y nada mas lejos de la realidad..., y mientras no veo una sola mísera lagrima en sus ojos ni en su corazón, sigo sin entender qué pretende de mi, porque puedo ser hipócrita con otros, pero no con él.

No me gusta verle sufrir, pero es que no le veo sufrir (al menos por la perdida). Solo le veo rabioso, seguramente por las causas pendientes, por esas conversaciones que no se atrevió o que no quiso tener.
Rabioso por esa falta de afecto que dejó que irremediablemente se acomodara entre los dos, y que ni antes ni ahora tiene solución.
Y mi chico que siempre ha tenido capacidad para sorprenderme, esta vez lo ha hecho pero no para bien.., le he visto demasiado necesitado de toda la parafernalia de la hipocresía de todas esas personas que ni le importan y a quienes él tampoco les importa, pero que aparecen en estas ocasiones como para rellenar huecos.

Sigo sin entender cómo puede estar tan ciego y seguir aguantando las ñoñerías de su egocéntrica hermana,  mentirosa , aprovechada, manipuladora hasta el extremo y egoísta y que la única pregunta que quiere oír es ¿ quien es la más guapa del reino? y por supuesto el espejito tiene que contestar que ella.
Necesitamos la hipocresía y la dramatización para vivir. No sabemos o no queremos demostrar lo evidente o real, porque seguramente está mal visto.

Pero me pilla muy cansada de dramas innecesarios y prefiero dedicar mis energías a quien quiero.
Sé que la rabia de mi chico es rabia contenida, es la frustración de un desengaño emocional con su padre y que viene de lejos,  y sé que soy su pared con la que darse de cabezazos, otra cosa es que no siempre lo encaje bien, pero lo intento llevar.
Ahora está más tranquilo, no hemos hablado, hubiera estado bien, pero es mejor así...., me he dado cuenta que a mi este tema no me duele como a él y, cuando se está herido, las reacciones son imprevisibles.
Estoy segura de que no lo va a echar de menos y que tiene pocos recuerdos entrañables con él (si tiene alguno), pero quizás esto duele más que perder a alguien querido al que siempre vas a recordar con amor y a echar de menos y que siempre va a estar ahí acompañándote en el corazón.

Los vacíos duelen, los silencios duelen, el no sentir también duele, sobre todo porque nos han enseñado que hay personas que hay que quererlas porque sí, sin mas. Y no es cierto, el amor hay que ganárselo, hay que regarlo, hay que mimarlo, hay quien confunde cosas materiales con amor, y no; el amor es darse uno, estar ahí sin condiciones, sin envidias, sin exigencias y sin gilipolleces.

Las personas que sólo piensan en ellos mismos son vampiros emocionales, llegan a ser anodinos en cuanto a sentimientos  y sobre todo agotadores.
Mi suegro intentó pasar desapercibido emocionalmente y aparentemente solo se mostró humano cuando la madre de mi chico enfermó y no precisamente para sacar sus mejores cualidades, se mostró muy ruin y yo pensaba que no se lo iba a perdonar nunca, posiblemente así haya sido, pues me dolía hasta verle, pero ya no está y no siento nada.
En cambio me duele como mi chico gestiona su no sentir y me harta como vive su drama mi cuñada cuando ha pasado olímpicamente de su padre en vida.
Que complicados somos, que complicado hacemos lo sencillo........, menos mal que tenemos la hipocresía para echarnos una mano y menos mal que la verdad es del color del que cada uno la mira, eso o no vivimos en el mismo espacio y tiempo que los que nos rodean y por eso nuestras verdades e hipocresías son tan diferentes.