domingo, 25 de diciembre de 2011

Porqué lo dejamos pasar

"El dolor y el sufrimiento son siempre inevitables para una gran inteligencia y un corazón profundo. Los verdaderos grandes hombres deben, creo yo, sufrir gran tristeza en la tierra." Fyodor Dostoyevsky, Crimen y castigo

Cúantas cosas dejamos pasar, dejamos perder.
Cuántas veces asoma a nuestro lado la más dulce de las sensaciones y preferimos mirar a otro lado, si saber porqué, con dolor indiferente, para perder.

Cuántas veces esas cosas son un simple beso en una gota de agua limpia y la dejamos caer al polvo sucio del cualquier suelo hambriento de vida para luego llorar por ella.

¡ Hasta los mismísimos ángeles, los de la luz, los del calor y las alas blancas se esfuerzan en vano a nuestro lado !

¡ Hasta las hadas que guardan sueños, las que los conceden y observan atentas cómo toman forma en nuestra mente, son cambiadas por piedras del camino !

Cuánto dejamos perderse en la más triste soledad, cuánto dejamos pasar en caricias borradas por el ácido del tiempo, grabando a fuego el peor de nuestros destinos.

Lo aprendemos todo para olvidar como nada. El sudor de una pequeña victoria se hiela en cuchillos afilados por el viento, y caen sobre nuestra gran derrota, para recordar que aún podemos sufrir más dolor, más horror, hasta límites desconocidos.