domingo, 25 de diciembre de 2011

Porqué lo dejamos pasar

"El dolor y el sufrimiento son siempre inevitables para una gran inteligencia y un corazón profundo. Los verdaderos grandes hombres deben, creo yo, sufrir gran tristeza en la tierra." Fyodor Dostoyevsky, Crimen y castigo

Claudia Degliuomini - Argentina
Cúantas cosas dejamos pasar, dejamos perder.
Cuántas veces asoma a nuestro lado la más dulce de las sensaciones y preferimos mirar a otro lado, si saber porqué, con dolor indiferente, para perder.

Cuántas veces esas cosas son un simple beso en una gota de agua limpia y la dejamos caer al polvo sucio del cualquier suelo hambriento de vida para luego llorar por ella.

¡ Hasta los mismísimos ángeles, los de la luz, los del calor y las alas blancas se esfuerzan en vano a nuestro lado !

¡ Hasta las hadas que guardan sueños, las que los conceden y observan atentas cómo toman forma en nuestra mente, son cambiadas por piedras del camino !

Cuánto dejamos perderse en la más triste soledad, cuánto dejamos pasar en caricias borradas por el ácido del tiempo, grabando a fuego el peor de nuestros destinos.

Lo aprendemos todo para olvidar como nada. El sudor de una pequeña victoria se hiela en cuchillos afilados por el viento, y caen sobre nuestra gran derrota, para recordar que aún podemos sufrir más dolor, más horror, hasta límites desconocidos.

miércoles, 17 de agosto de 2011

sonria por favor.... patataaaa

"Debes comprender cómo ser una esponja, si quieres ser amado por corazones desbordantes" Nietzsche

Qué nos esta pasando?
Dónde ha quedado eso de lo que más importa es estar sano, y lo que más cuenta es el interior y el desarrollo de la personalidad...
Ahora más que nunca se hace realidad eso de que se mueran los feos, los bajos, los gordos, los..., los...., los....
Se busca una perfección física irreal, llena de costuras y remaches, ya no se sabe envejecer y se pierden las sonrisas con encanto..
Mientras media humanidad se muere de hambre, la otra media esta llena de plastico, silicona, fundas, se van perdiendo las expresiones, ya no se lleva la gente atractiva natural, se lleva el guapo o la guapa de bote.
Se ha puesto en marcha la exclusión social de quien no entra en ciertas tallas, de quien no usa ciertos tintes de pelo, de quien no va al gimnasio, en parte me recuerda a las sectas, donde cada vez tienen mas adeptos y a la vez que se sienten guapos y guapas los veo mas inseguros como p
ersonas, lo único que cuenta es salir bonito en la foto.
Ganan en vanidad e incultura y se esta perdiendo la magia de la imperfección, esa maravillosa imperfección que nos hace ser quienes somos, que nos hace luchar, amar, sentir y vivir.
Las jerarquías religiosas, los politicos, los banqueros..... parecen contagiarse de eso de perder las emociones y da la impresión de que se han pasado con el botox, para lucir esas sonrisas permanentes mientras los paises se hunden, lavan los pies a sus discipulos en pilas de oro, dicen diego donde dijeron digo, y mientras aumenten las riquezas personales, da lo mismo tragar y tragar, total eso en la foto no sale.
Es una pena que ya nadie se haga injertos de humanidad, de sentimientos, de ...


Por eso cada vez me gustan mas las canciones de amor de Sabina, porque son de amores imperfectos, porque son de los que salen de las entrañas, por eso me gustan las fotos sin posados, casi hasta las desenfocadas, porque son las de esos momentos únicos..bondad de la buena, no de la de cara a la galería.
Me gusta la gente que es gente, me gusta llorar en las peliculas, reir todo lo que pueda y que se note, no que cuando hable no se sepa si muevo los labios o no o me estan pinchando en el culo para poner algun gesto.
Me gustan las emociones, las buenas y las no tanto, porque nos hacen reaccionar y me gusta gastar todas mis energias, aunque como me dijo una amiga y la he copiado, me he vuelto muy practica emocionalmente y ya no las malgasto con quien solo quiere salir bonito o bonita en la foto.

jueves, 3 de marzo de 2011

Como gotas de agua

"Miento. Siempre miento. Digo que no recuerdo nada, que nazco cada mañana. Digo que lo entiendo, que en vuestro lugar, sin duda, yo también me habría reído. Miento para obtener un poco de reposo, de indulgencia, de perdón para mi diferencia. También miento para no masacraros. Siempre miento aunque, en realidad, lo recuerdo todo." Manu Larcenet


Son Damián y Germán. Damián es enterrador, y trabaja esforzándose para dejar las cosas bien hechas. Como Germán.

A Germán le gustan muy pocas cosas, pero tiene muy claro que debe hacer bien su trabajo, que es lo único que le apasiona en la vida.

Damián tiene su familia y eso lo es todo para él. Si trabaja es, de alguna manera, para formar parte de una sociedad, al margen de la cual, las personas no merecen respeto porque no tienen valor, ni lo tiene su opinión o actitud, ni tienen derechos aunque sí obligaciones, ni pueden utilizar selectiva y libremente los beneficios que esta ofrece, etc, etc. Así pues, a quienes deciden vivir al margen de la sociedad, se les obligará a cumplir muchas leyes. Y normas, que no son lo mismo sino peor, pues obligan a cumplir cosas no escritas pero que deben conocerse como mamar del pecho: la única cosa que conoce un ser humano al nacer, aparte de llorar.

Germán tiene su mucho dinero y eso no es nada para él. Si trabaja, y a lo que hace se le puede llamar trabajo, es porque ha tenido tiempo de pensar en cuanto ve, oye y lee. Además, los otros le ven como el empresario pudiente al que una herencia forzada puso en el lugar que ahora ocupa. Los otros dicen, y a veces incluso, escriben de él. Es un empresario con mucho dinero y es la imagen que le gusta ofrecer a los otros. Nadie imagina que su perfeccionismo lo dedica a algo bien distinto de teclear en la calculadora costes y beneficios. Su tarea primorosa nada tiene que ver con la fábrica de calzado o su distribución. Germán quita la vida a algunos de "esos otros" y si alguien adivinó esto antes de haberlo dicho yo hoy aquí, estupendo; porque resulta que las personas no somos tan diferentes a fin de cuentas y, quitar la vida ajena o la propia, es una constante corriente subterránea en nuestras mentes.

(...seguirá)