sábado, 27 de noviembre de 2010

Mi otra mitad......

"Siente el pensamiento, piensa el sentimiento" Miguel de Unamuno

En realidad........
Llevo unos días queriendo escribir sobre distintas cosas ,pero cuando me pongo a ello ya he cambiado de opinión y quiero cambiar de tema y lo mejor es que no es porque ese tema ya no tenga importancia, si no porque al darle tantas vueltas mi cabeza se ha saturado de pensamientos y nunca podría escribir a la velocidad con la que van amontonandose para querer salir.....

Un amigo , muy amigo, mi otra mitad , me ha dicho que pensar es una mierda y leo eso y empiezan a asaltarme mil pensamientos....
La cosa es que los pensamientos van por libre, no atienden a razones ni logicas, incluso el pensamiento mas razonable se puede rebatir....
Los pensamientos tienen la habilidad de mezclarse con lo sentimientos y cambiar de color, tienen la capacidad de hacernos subir a las nubes o de hacernos bajar a los infiernos, los pensamientos siempre estan ahí , incluso cuando no queremos pensar...

Pensar, pensar , pensar, no pensar, no pensar , no pensar......siempre da igual....y casi siempre cuando menos queremos pensar o creemos que hemos logardo una tregua , los pensamientos siempre estan a la vuelta de la esquina para sorprendernos y para demostrarnos que no podemos librarnos de ellos...
Lo mas que podemos hacer es intentar jugar a dominarlos , a darles el sentido justo y en algunos casos la mas minima importancia, podemos intentar convivir con ellos y hasta jugar a que los engañamos..., cada día tenemos que intentar que no dominen nuestros sentimientos para al menos poder pensar en paz..
Y olvidar....hay que confundir a los pensamientos con la mala memoria, hay que olvidar y borrar muchos pensamientos, muchosm pensamientos que cuando arraigaron en los sentimientos se hicieron tan dolorosos que no nos dejan tener mala memoria, pero......quien hace la ley hace la trampa y a la vez que hay pastillas y ejercicios para no perder la memoria, tambien y sin perder la razón podemos a aprender a olvidar...para poder tener la capacidad de tener en nuestra mano el recuperar aquellos pensamientos o dejarlos bajo llave y que no salgan mas a tocar las pelotas.
Hay quien dice que no hay que olvidar....y tristemente nos cuesta muy poco olvidar las cosas sencillas y buenas, es como si no tuvieran un grado cualificación para ser recordadas, total son simples y efimeras, y es ahí donde cometemos el mayor error porque solemos tender a recordar lo que nos ha causado daño , ahí no olvidamos y no nos damos cuenta que recordar el dolor, solo duele.
Así que si lo pensamos bien, no hace falta ser maestros del engaño, solo hace falta dar a cada cosa el lugar que se merece, y recordar la sonrisa de alguien querido debería de ocupar un lugar preferente antes que estar siempre dando vueltas a aquellos o a eso que nos ha estado causando tanto dolor.
Y sabiendo que los pensamientos van por libre, intentemos cada día que al menos no nos jodan los sentiemientos......

jueves, 4 de noviembre de 2010

1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9, y ........


"A los que tienen paciencia, las perdidas se les convierten en ganancias, los trabajos en merecimientos y las batallas en coronas." Fray Luis de Granada


¿Qué pasa cuando contar hasta 10 no sirve?


¿Qué pasa cuando ni contar cien veces diez, es suficiente?

Pues en realidad no pasa nada, al menos nada que no tuviera que ocurrir, no pasa nada, porque nada depende de nosotros, ¿o si?.

¿Porqué a unos les vale contar hasta diez? Para pensar bien en qué hacer y a otros, aún contando, ven que todo se les va de las manos y tienen la reacción errónea y la palabra equivocada.

Cada vez que necesito contar hasta 10, anda mi madre metida en medio.

Nunca voy a poder entender porqué tiene esa facilidad tan grande para crear tensión por todo, para que nada la haga feliz, para que nada pueda ser sencillo y tranquilo.

Quien inventó eso de contar hasta 10 para intentar no saltar o intentar dominar una situación, no conocía a mi madre.

Se supone que después de tantos años tenía que estar preparada para todo y restar importancia a todo lo proveniente de ella, tanto a lo bueno como al palo sutil de sus palabras.

Pero logra atravesar todas las burbujas y corazas y aun envolviéndome en un halo de crueldad para contrarrestar la suya, no logro que lo que haga deje de afectarme.

En su contradicción pura y dura, en todos sus actos y sentimientos, hay un vacío que no sabe cómo rellenar y está claro que no tiene medida lógica en su forma de amar. Al menos a sus hijos o más concretamente a sus hijas, porque en todo caso está más que claro que no somos el reflejo de ella. Que conste que eso no sé si es bueno o malo visto desde el punto de otras personas, tan solo hablo de lo que me hace sentir.


Cuando hay algún acontecimiento feliz, deja corto al cisma de Oriente y Occidente para darle la vuelta a la tortilla y crear un malestar sin precedentes. Bueno. Mentira: siempre hay precedentes.


Y contar hasta 10 ó mil veces 10, no vale, no vale , no vale, no vale, no vale.no vale, no vale, no vale...

Y cuando te has cansado de contar y crees que hay una tregua y te permites el lujo de pensar -pobre estúpida- que algo puede cambiar, todo vuelve a empezar.