miércoles, 3 de febrero de 2010

NINGUNA RELACIÓN SOBREVIVE AL.......OTRA VERSIÓN


Ninguna relación sobrevive al desprecio....
Da igual que tipo de rlación sea, fraternal, familiar, de amistad, trabajo, amor....da igual.
De todo lo que nos pasa, de todo lo que vivimos, y salvo las situaciones dolorosas insalvables y en las que nada salvo el destino o la implacable realidad hacen su trabajo, lo que mas nos duele recordar son los desprecios recibidos...
Cuando nos desprecian, minan algo mas que nuestra moral, y desprecio tras desprecio , acabamos sin autoestima, acabamos pensando que llevan razón en despreciarnos...
Me molestan y me duelen los desprecios cotidianos, la gran facilidad con la que vamos excluyendo a los demás, clasificandolos, comparandolos, y cada vez que podemos destruyendolos.
Todos los que son diferentes nos molestan, y hay cientos de frases hechas que nos cuestan poquisimo decir y que a veces no somos conscientes del daño que hacemos, o si?
Dentro de nuestra insociabilidad cada vez mas clara, intentamos justificar una conducta despreciativa, pasando nustras palabras por frases cotidianas y normales, como quien no quiere la cosa...
Pero pongamonos en medio de una discusión donde el nivel de voz sube y también el tono de las palabras, donde nos envalentonamos y contestamos como animales heridos y...de pronto oimos, QUE ASCO ME DAS,y nos duele de otra manera y nos sentimos anulados.....
Que asco me das, que inutil eres, y así tantas y tantas frases que nos cuestan mas olvidar en nuestro interior.
Dicen que no hay mayor desprecio que no hacer aprecio..., pero eso lo veo mas parecido a lo de a palabras necias oidos sordos....aunque se podrían matizar situaciones.
Pero no nos limitamos a despreciar con la indiferencia, nos hemos vuelto mas sutiles, mas crueles....
Esa frases...nos carcomen por dentro, se nos hacen insuperables, nos destruyen los animos...
Nos encerramos en nosotros mismos y o nos unimos a los que desprecian, o nos alejamos en otros mundos....
No nos vamos a dar cuenta hasta que sea tarde, que ninguna relación sobrevive al desprecio...
Y si al final nos acabamos despreciando a nosotros mismos...
Quien sobrevivirá?
Quien vivirá?
No les demos el gusto a quien desprecia, no nos encerremos por ser diferentes de la manera que sea...
Nadie es perfecto, viva la diferencia.