martes, 24 de noviembre de 2009

Regaliz del duro


Emocionado mire debajo de la almohada y descubrí la moneda que el ratoncito me había dejado por perder uno de mis dientes a consecuencia de un balonazo jugando en el patio de detras de casa.
No veía la hora de que alguien se despertara para poder bajar a la calle y comprar todas las cosas que había en la lista que escribí la noche anterior.

Papel de seda de colores, varitas de madera, pegamento, pinturas "La Pajarita", unas tijeras para cortar papel, cuerda, y.... y por supuesto una peseta de barras de regaliz duro, el regaliz era algo que no podía faltar.

El tiempo se me estaba haciendo eterno, llevaba mas de media hora vestido y dando vueltas alrededor de la cama , cada minuto era una eternidad...pero no tenía permiso para bajar a la calle si un mayor no me lo daba , así que no tenía mas remedio que esperar y esperar..........

de pronto oí pasos y sin dejar respirar ni esperar una contestación grité desde el pasillo que me iba a la papelería y que volvería pronto.. di un portazo y baje las escaleras tan rapido que me costaba respirar al llegar al portal, donde la señora Isabel , la mujer de Dionisio el portero, me ofreció una galleta y me dijo que me tomara las cosas con mas calma.
"No corra tanto señorito, que nada se va a mover de su sitio"
Todavía llevaba pantalones cortos, pero lo de señorito me hacía sentirme mayor.....tenía prisa por crecer...........siempre tenía prisa.
Llegue a la papelería y aun estaba cerrada, así que me dedique a subir calle arriba , para volverla a bajar , hasta que ví la bata del encargado y le ví subir la puerta de hierro.
Despues de comprar todo fuí al quiosco a por los regalices, sin regalices no podía concentrarme.....
Cuando llegue a casa me lleve una bronca por no haber desayunado, me dio igual y me metí en el cuarto.
Abrí el paquete en el suelo y empece a distribuir las cosas como si fuera a construir...........como si fuera a construir un sueño.
La cometa, la cometa única , imparable y magica , la cometa que ganaría en la competición que iba a tener lugar el proximo Domingo, día 15 y estabamos a 9, así que todavía tenía tiempo.
Aunque mis aspiraciones eran altas....había visto en un libro una cometa con forma de dragon , los colores eran esplendidos y parecía tener vida y por supuesto yo quería una de esas, quería esa, quería que mi cometa tuviera vida y que si yo no sabía manejarla , volara sola.
Empecé mi trabajo, la emoción no disminuia ni siquiera cuando los ojos no quedaban a nivel........pero pensé que así tendría mas amplitud de miras, estaba claro que nada iba a desanimarme.....corté, `pegué , pinté, y fui componiendo una especie de dragon extraño donde poco quedaba a nivel pero estaba convencido de que ganaría el premio a la cometa que mas alto volaría, mi cometa iba a tocar las nubes...............
La noche del día 14 para el 15 no pegué ojo....
A las 7,30 de la mañana estaba como un reloj en la plaza, como un reloj super adelantado, porque la competición era a las 9.
Luego empezaron a llegar mas chicos , padres, niñas(eso era lo mejor...), la plaza se iba llenando y ya estabamos casi todos inscritos....
No había mucho viento y el calor empezaba a ser insorportable....
Preparados, listos, yaaaaaaaaaa..................
Las cometas empezaron a levantarse, la mia era preciosa , tenía vida, pero supongo que tenía sueño.....la hice madrugar demasiado...,porque alli se quedó durmiendo, sin moverse................
Mas chulo que un ocho le dije con ternura, ya volaras y mientras veia de refilon volar las cometas de los demás , me volví a casa.......................
Nunca tiré la cometa, es de lo poco que he conservado desde la infancia, ya no es lo que era, el papel perdió mucho de color y se arrugó, pero esa cometa tenía vida y la sigue teniendo.............
No he vuelto a conseguir aquellas barras de regaliz, decían que eran las mismas, pero que va, el sabor ya no era igual...........
Pero cuando quiero concentrarme me viene ese sabor inconfundible a la boca, siempre llevo un trocito de la cuerda de esa cometa que nunca voló, en el bolsillo del pantalon...........
Aquel día no logré que volara, pero nuca perdí la magía que desprendía, porque esa cometa tenía vida.