domingo, 1 de octubre de 2017

Uściski, których nie daliśmy.

Los abrazos que no dimos. the hugs we did not give


“Le rodeo el cuello con los brazos y noto que vacila antes de devolverme el gesto. No es tan firme como antes, pero sigue siendo un abrazo cálido y fuerte. Mil momentos pasan por mi cabeza, todas las veces que estos brazos fueron mi único refugio del mundo. Quizá no los apreciara como debía entonces, pero son recuerdos dulces que se irán para siempre.” Suzanne Collins

Arrkalart - http://arrrkalart.tumblr.com/

Para la mayoría de personas, dar un abrazo o recibirlo es un impulso.
Un breve impulso de humanos - simios.
Los acerca bajo la bandera del cariño - consuelo.
Felicidades a quienes disponen de esa capacidad de acción y reacción.
Para mi es un suplicio.
Yo prefiero agarrarme a las estrellas, las constelaciones o el cosmos en su conjunto, como el chico del dibujo.
Nada que ver. Lo sé. Quiero decorarlo.
Lo que hago a veces es enrollarme o atarme en una manta. Después de hacerlo meto los brazos y los hombros y eso aumenta bastante la presión. Así libero mis nervios sujetando calmando mis movimientos.

El choque de un abrazo es como apretar fuerte una gran vasija de cristal fino que a buen seguro se romperá.

Puedo comprender la buena intención, pero mi repulsión es mucho más fuerte y a duras penas lo soporto. Dejo la mente en blanco.

Laura Makabresku - web site
Mi esposa es la única persona que puedo abrazar con tranquilidad y cuidado. Eso me basta.

Y a pesar de ello no sé manejar el cómo, el cuanto ni el cuándo y mis abrazos obligatorios de la vida terminan de forma extraña.
A pesar de abrazarla sin nervios me siento mal porque siento que no funciona correcto.

Quiero pensar que comprendo esa interacción entre los demás y que por eso también siento los abrazos no entregados a tiempo y los no recibidos como era debido.

¿Podrá un invidente sentir la magia de la luz y el color?
No
¿Podrá comprenderla?
No lo sé. ¿Comprenderán los otros aún sintiéndola?
Tampoco lo sé.
Quizá yo no pueda comprender los abrazos.


Laura Makabresku - Deviant Art
Laura Makabresku - Blog
Laura Makabresku - Instagram

Me parencen tan bellas estas imágenes de Laura en los abrazos de pareja... tan sensuales... tan propias del verdadero amor... vaya.

Quizá se pueda sustituir esto por otras cosas que no sean los besos ni los toqueteos. El problema es ... ¿haces esas otras cosas?















Hay una canción de Nick Cave que habla de ello. Quiere tener la persona amada entre sus brazos. Lo ofrece como el mejor lugar del mundo para el amor que siente.

Luego hay otra muy alegre de Camila Gallardo que extiende sus brazos en el vídeo animando a enrollarse entre ellos para que los cierre en torno a uno cubriéndolo de amor blanco.

Quizá quiero entender estas canciones sobre abrazos pero no tengo ni remota idea de lo que realmente significan.




Curiosamente, andaba buscando alguna otra canción sobre abrazos y me dió por buscar en su lugar "el abrazo en un asperger" a través de la sección de vídeos de google. Encontré una escena muy, muy curiosa de la serie "Anatomía de Gray" en que la Dra. Dixon sufre un acoso de felicitaciones y toqueteos "amistosos". Pierde los nervios y marcha a otro lugar. Allí se desabrocha la bata y tira de ella para que la apriete. Inmediatamente supe que quería sentir presión ...
¡¡ Como hago yo con mi manta !!

Bueno, lo más parecido que recuerdo a ponerme mal por algo así fue siendo niño.
Me cantaban el cumpleaños feliz.
Yo no podía soportarlo y salía corriendo a llorar a una esquina de mi habitación.
A todos les hacía mucha gracia.
A mi no tanta.
Me costó años conseguir evitarlo (claro, se celebran anualmente, jejeje).
Cuando conseguí pasar de las puñeteras felicitaciones dijeron:
"Ooooooohhhhh, que pena... ya no llora... JAAAAAJAJAAAAA!!!! Qué graciaaaa, pero ... ¿porqué llorabas?"

Por cierto.
Dudo que unos abrazos humanos solucionaran de veras el problema de la Dra. Dixon.


miércoles, 27 de septiembre de 2017

Un mundo en miniatura

"... ¿qué amigo es aquel que tuvieras que buscar para matar las horas? BUSCADLO CON HORAS PARA VIVIR. Y que en la dulzura de la amistad haya lugar para la risa y para los placeres compartidos. Es en el rocío de las pequeñas cosas donde el corazón encuentra su mañana y toma su frescura." Khalil Gibran.
A world in miniature.
Cogí el iPhone4. Superpuse a la cámara una lente extraída de un lector de DVD o CD y me puse a hacer fotos en casa. Luego por el parque la mañana siguiente.
Me gusta ver las cosas pequeñas y acercarme cuanto puedo a ese mundo desconocido con el que vivimos a diario sin que la gente se fije. 
Bueno, yo si me fijo. Los demás no sé. La gran diferencia entre los productos humanos y los de la naturaleza es el nivel de detalle. En las fotos de casa los objetos parecen toscos pero en las otras aún haciendo zoom se aprecian nuevos detalles y un diseño muy elaborado y hermoso. Excepto en los insectos, donde la repulsión gana a la belleza por momentos.
---------------------------------------------------------------------------------------
Así jugaba con mis coches. Me los metía en un ojo y los conducía. O pasaba el rato poniéndolos en fila. O haciéndolos chocar en dos pendientes convergentes del tablón central con bisagra de la mesa plegable. A Alberto, hijo de la amiga de mi madre, eso le aburría soberanamente, ja ja jaaaa, pobre. Sus juegos eran básicamente físicos. El era un niño muy callejero... y yo le hacía colocar muñecos -idénticos al de la foto- sobre la mesa para hacerlos caminar bajo los temblores que provocábamos con los puños sobre la mesa. Tampoco le gustaban mucho mis juegos del agua. El se cansaba enseguida de todo eso. ¡Qué alegría y vitalidad tenía Alberto! descanse en paz. Siempre se reía mucho recordando el día que ambas familias comíamos en un restaurante y el camarero preguntaba por el postre a cada uno. Como siempre yo el último, llevaba rato embelesado mirando el cartel de helados de la pared, de frigo, y llegó un momento en que todos se impacientaron con migo. Mi padre me sacó de la abstracción con algún grito y yo sentía todas las miradas. Daba igual, ya sabía lo que quería, je je je. Dije:
"Pues yo quiero... un  SUPER-CHOC !!"
Bueno, ni idea de cómo lo dije, solo sé que alto y claro.
Todos empezaron a reírse mucho. 
Creo que se contagiaban la risa entre ellos. 
Al camarero no tanto, apuntó y marchó. 
Menos mal que sí lo tenían. El helado, digo. 
Toda la vida me lo ha estado recordando "el Albertiño" por la forma de decirlo así como con acento muy chuleta y rimbombante (pulgar e índice de ambas manos juntas y arriba, hombros encogidos, mirada extasiada al techo... y "quiero un choc"). Fue uno de mis escasísimos amigos de la niñez para los ratos que las familias o las madres se juntaban. 
------------------------------------------------------------------------------
Si se hace click en cualquier foto se ven aún más de cerca. Se aprecia la cantidad de polvo que se mete en las cosas... es... increíble. Esto es parte de una pequeña cadena de bisutería que cuelga junto con otras de un maniquí en miniatura pensado para esto.


Este osito de Tous es el tapón de un mini bote de perfume de la marca. "Beware of the bear" que te mira mal y te deja seco.


Este tornillo para mini destornilladores de rosca, mide unos 11.5 mm. Con otra lente se ve solo la rosca y se aprecia mejor la de mierda que se mete ahí.

El ojo del títere de una brujita muy pilla de esponja. No sé si mete algo de miedo.


Este dibujo está en el pantalón tebeo de estar por casa.




BUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUhhhhh!!!!
Este sí que acojona. Además, no sé. Los ojos miran. Ese punto negro se mueve. Cuando lo fotografiaba desde arriba también me miraba. Odio los insectos. Son todopoderosos.

Otro de los innumerables detalles del parque.
Y esto es la estalagmita que se forma después de unos cuantos años de regar la hierba y salpicar los bancos. El agua que escurre del banco y gotea extrayendo material y se forman estalactitas y estalagmitas (muy básicas, claro).
Imprescindibles plumas, también salpicadas de la hora de regado.
Este fruto no sé su nombre... arboretus picudensis.


El fruto de antes pertenece al arbusto de esta foto de arriba.

De estas florecillas entre la hierba se encuentran una por aquí otra por allá...

El agua es lo más.
Y la parte baja de esta seta de parque que deben crecer con ayuda de tanto excremento de perro no recogido.
¿Eso es diente de león mini?
Bueno, esto es Xanthoria Parietina, o liquen foliáceo de un árbol. Si abres la foto y metes zoom, se ve en el centro como un pulgón de color ámbar.  Al lado hay más. ¿No es increíble?
Estos dos están haciendo manitas, pero el de la derecha está de mal humor.
Maravilloso detalle de estas florecillas.








Cosas de las plumas. Foto con retoque de color.
Hasta las piedrolas tienen cosas que mostrar.
Esa mirada lo dice todo... Brrrrr!!!
Y la superficie de esta seta o champiñón de parque.






viernes, 1 de septiembre de 2017

No ser, a pesar de ser

Not to be, despite of being.
"If you dare nothing, then when the day is over, nothing is all you will have gained" Neil Gaiman, Libro del cementerio.
“Duerme, pequeño mío. Duerme hasta despertar. Cuando despiertes verás el mundo. Si no me equivoco... besarás a tu amor, bailarás un poco, encontrarás tu nombre y un tesoro escondido... Afronta tu vida. Es dolor. Es placer. No dejes caminos sin tomar.” Neil gaiman - El libro del cementerio


1 / 6
Soledad
2 / 6
Amor ideal
3 / 6
Desamor-Absorto
4 / 6
Fin de la fe. Desilusión.
5 / 6
Fin de la fe. Furia divina.
6 / 6
El refugio del arte

Vistos desde lejos en el tiempo (¿33 años?), miro estos dibujos y no sé qué pensar. A ratos me parece que no estuvieron tan mal para alguien que no tuvo ni tiene idea de cómo dibujar.
............................................................Claro. Por eso mismo.

Reconozco que no dicen nada aunque sí querían contar pequeñas historias en su momento.
Historias de uno mismo (no podía ser de otra forma), del amor imaginado y perdido, de la soledad siempre buscada a pesar de la necesidad de convivir con otros, del silencio de un dios inexistente, de la atracción por el arte que dotó a mis sentidos de extrañas capacidades visuales y acústicas para luego no poder expresar las sensaciones percibidas ...

Esta entrada me ha llevado muchas horas a lo largo de semanas de escribir, borrar, editar ...
Siempre he querido ser perfecto en todo.
Siempre he sido un auténtico desastre intentándolo.
En todo.
Ser perfeccionista nunca sirve de mucho.
De nada.
¿Es más obsesión que perfección?
"Siempre todo" y "nunca nada" me parecen dos afirmaciones tan equivocadas como iguales.

De nuevo me dijeron "la vida es muy sencilla". Y ya no lo comparto. Sencilla no es ni la vida vegetal. La vida humana es complicada incluso si decides vivir aislado en la montaña junto a un arroyo con un huerto y 4 gallinas. Es muy, muy complicada y yo no la entiendo. Creía que mi máscara de fingir funcionaba. Que era capaz de convivir haciendo como los demás, incluso bromeando.

Pero la gente ríe de pronto con mis comentarios y sin embargo, cuando de veras intento hacer gracia, arquean las cejas y bufan. Si planeo la venta de un objeto usado llega el momento y ... ¡¡ flash !! borro los anuncios y desaparezco. Entro solo en un restaurante cualquiera y siento las miradas de grupos de trabajadores comiendo ... ¡¡ flash !! Salgo y como apartado un sandwich de máquina.

¡ZAS-ZAS-ZAS! ¡FLASH-FLASH-FLASH! ¡ZAS-ZAS-ZAS!

Si ZAS es punto y FLASH es raya, esto es una señal SOS en morse. Porque de pronto sale el ZAS y disgustado tiro todo, borro todo, destruyo todo y no quiero saber nada. Luego me pregunto qué ha pasado sin volver atrás. O sí. No lo sé. Círculos concéntricos.

El eterno retorno de Nietzsche versión vida interior repetida.
Friedrich Wilhelm Nietzsche.


"¡Anda, ve a comprar el pan...!" pedía mi madre mientras la observaba cocinar. Con 9 años subía a la torre de control desde donde gobernaba mi cuerpo y salía a la calle. Recibía datos de la sala de motores e informes de daños articulares. Movía las manos en plan intermitentes señalando los giros a derecha o izquierda. ¡Cómo no identificarse luego con Koji Kabuto en la cabeza de Mazinger Z!  En wikipedia lo explican bien:

" (...) cuando Koji controla al Mazinger Z, se conecta a él como a un amigo y como a tal se dirige. Lo controla con un cuadro de mando bastante simplificado, y el robot responde a la voluntad de su compañero.  Así casi siempre, excepto, la primera vez en la que Koji quiso hacerse con el robot y perdió los nervios. En el manga, en este capítulo Koji acaba arrasando medio Tokio con su robot.

Otra característica que adopta el tándem robot-piloto es que al ir el robot tripulado, los golpes, zarandeos, electroshocks, y otros males que el robot soporta, son compartidos por el piloto. (...) "

Máscara o robot. No sé si ella o él, ambos quizá, han ido apoderándose de mi desde muy niño corrigiendo las actitudes que resultaban sospechosas para salir adelante. Llega un punto en que pierdes gran parte de tu identidad. Pierdes incluso parte de lo bueno que podías ofrecer.

Luego, no sé porqué, miro mi colección de pequeños motores electro mecánicos y magnéticos imbuidos en su constante, repetido e inútil movimiento giratorio fuera de sus engranajes y me pregunto si los encarcelé por su capacidad para hipnotizarme. Los llevaré al chatarrero.

Observo desde mi torre de control a los demás y recopilo detalles de ellos mientras el pensamiento deriva sobre cualquier asunto y a la vez escucho ecos de sus voces en el panel de control. Así es mi mundo. Nadie es bienvenido si no ofrece un tema medianamente interesante o interesado. Es un mundo infantil y algo penoso. Cierto.

Así es muy complicado escuchar y entender para poder recordar luego. Difícil hablar y ser entendido. Y encima, si me animo explicando algo me interrumpen con un "perdona, pero no te estoy entendiendo nada" o cambian de tema o se duermen o me dejan elegir a mi -indeciso nº1- la mejor solución. Muchos no entienden ni mis puñeteros mensajes de whatsapp.

Según el estado de ánimo parecerá que estoy ido: me llamarán la atención y puede que no responda. Me pasa frecuentemente. Estoy descontento por ser como un robot biológico ralentizado con una programación chapucera y mecanismos problemáticos. Y la solución escapa a mi control.

Estos inventos sirven durante algún tiempo con desconocidos hasta que vuelvo a escuchar un "loco" "subnormal" o más suavemente "raro" o "especialito" y además "maniático". 
Joder, llevo la vida entera recibiendo estos adjetivos.

Según © Espasa Calpe, S.A.:
Loco: adj. Que tiene trastornadas las facultades mentales. (puede) || Insensato, imprudente. (seguro)  || Que excede en mucho a lo ordinario o presumible. (pero mucho) || Que siente un gran deseo, interés o entusiasmo. (según qué) || Se dice de los mecanismos que no funcionan adecuadamente. (¿no te lo decía yo?)
Y. Continúa la definición incluyendo a homosexuales, prostitutas, enamorados, fingidores, persistentes insistentes y negadores en versión extrema. Y también puedo ser todo eso. Llámame loco pues, que acabaremos antes. Todos los adjetivos ya son como de la casa y no me sorprenden demasiado en boca de nadie. Y el diccionario trae muchos más pero si no buscas ofender más, no me los cambies que no me gustan los cambios.

Mi máscara resiste impasible cuando comentan "¿no deberíamos solicitar una ayuda por tener contratado a alguien de integración? ¡¡¡¡Jaaa ja ja ja!!!! " (entiéndase enormes carcajadas). Pues mire usted. Disponer de ese reconocimiento supondría al menos saber qué me pasa. Para que luego encima me tenga que escuchar que yo digo las cosas sin filtro y que soy muy duro. ¿Es que la verdad es para filtrarla? ¿Pues en qué demonios se convierte?

Ya, ya, ya. Si, si, si soy yo quien da lugar a esto con actitudes poco afines a la normalidad. Los mecanismos de comportamiento que inventé para convivir nunca han funcionado realmente como yo imaginaba. Los otros, tarden más o tarden menos, notan algo y quedo etiquetado.

La otra opción es ser yo.
Y yo no quiero engañar a nadie y no quiero estar con nadie.
Yo quiero el silencio absoluto y un mundo inmutable.
Odio estar rodeado de variables e incógnitas que mutan y se multiplican.
Odio el dolor en el oído por los gritos en el bus lleno de niños maleducados.
Y yo no sé manejar cabeza, cuerpo ni actitud de otra manera.

Y no es verdad. No quiero ser yo.

Pero sí quiero ser feliz mientras hago ruidos aunque causen risa o pasmo.
Y mirar las cosas metidas en los ojos sin tener que explicar porqué.
Y que me dejen a mi ritmo para hacer las cosas sin llamarme lento ni sangre de horchata (con lo buena que es) y sin embargo me ayuden a salir de la ofuscación por la perfección o la repetición cuando lo necesito sin perder los nervios.
Y caminar y moverme sin que me digan ganso ni drogadicto ni afeminado.
Dudo que un pato o una persona con los sentidos distorsionados por la droga pueda transpirar y llorar como yo estremecido de pies a cabeza de la emoción mientras escucho la indescriptible sonoridad, tono, ritmo y cambio de volumen de la composición musical de Mozart interpretada por Karajan en 1986 con un estilo inigualable. Entre otros momentos, este:


Esto es el "Confutatis maledictis":
"Rechazados los malditos y entregados a las crueles llamas, llámame con los benditos.Suplicante y humilde te ruego, con el corazón casi hecho ceniza, apiádate de mi última hora."
Y esto es una representación de los otros para una incómoda multitud de tantos otros pero no en medio de una montaña (la sonoridad no lo permite). Me pregunto si otros también escuchan el efecto doppler de los vehículos en la calle o el sonido a hueco cambiante de la taza de café con leche al remover el azúcar recién añadida.

Y quiero ver las pinturas y fotos que muchos otros quieren enseñar con su armonía de color, luz y contraste a trazos finos y gruesos, jugando con ideas y recuerdos.
Y ver la carita dulce de un niño pequeño que atiende tranquilo y sonriente.
Descansar bajo un árbol grande sobre hierba fresca con pequeñas flores en un día soleado templado.
Sentarme a mirar horizonte y mar desde el espigón. Luego, pasear sobre la arena fina y blanca y junto a la orilla de una gran playa casi desierta con olor fresco al salitre que desprenden olas alegres y ese cosquilleo de los granos recogidos por una resaca lisa entre los dedos de los pies.
Sentir y ver el agua. Toooooda la vida el agua caliente o fría, según la ocasión.
Y envolverme apretado en una manta en  invierno ... como una crisálida.

Me disgusta que un niño pueda advertir con miedo su "locura" interior y nadie en el exterior pueda percibirlo para ayudarle. Solo necesitaba una maldita ayuda con puta constancia. Me hubiera gustado explicar a ese niño que no era adoptado. Me sigue doliendo su llanto silencioso en la cama por la noche suplicando por primera vez la muerte al mismo dios con sordera que durante el día no respondió a sus gritos contra las olas iracundas.

Tantos años removiendo tanta mierda tras su origen ... y quizá no haya forma de limpiarla. Quizá jamás sepa porqué no puedo ser de otra forma. Me resta acudir a un último examen y recibir una respuesta. Con esto habré llegado al final de la búsqueda. Las otras opciones no quiero saberlas.
Total, para qué.

Y después de todo y para terminar -aunque hubiera debido decirlo al principio y antes que nada- debo estar agradecido a la mujer que tanta paciencia y ayuda me ha dado con cantidad de amor durante toda una vida juntos. Ahí no he fingido nunca y, aunque mi amor suele parecer ausente, he sido perdonado por mi pasividad, incluso ante su dolor físico y emocional. Y eso es muy duro, insoportable, para cualquiera. Reconozco que sin ella, mi imagen exterior sería un puro desastre delator de mi verdadera naturaleza. Que sin ella no hubiera luchado nunca contra las mil conductas que me asedian constantes consumiéndome hasta el agotamiento total. Sin ella no hubiera mantenido los trabajos ni la salud, que no es poco decir.

Gracias mi amor por esta estupenda familia. Te quiero.