sábado, 9 de diciembre de 2017

Punto final es

"Nunca faltaría el respeto a ningún hombre, mujer, joven o niño. Todos somos iguales. Recoges lo que siembras y el karma nos patea el culo a todos al final del día." Angie Stone.
Flavio Morais - Exposición "Yo veo lo que tú no ves"
Punto final es ...
"se acabó" en lugar de "basta" cuando ya has tenido suficiente
"hasta nunca" por "adiós" cuando no volverás con alguien
la línea plana del monitor cardíaco en el hospital y su pitido (Flatline)
pasar de 140 km/h a cero km/h en cero punto cero un segundos
"colorín colorado" cuando un cuento ha terminado
el silencio tras la doble barra final de la partitura
la ceguera tras ver la explosión de una bomba nuclear
ese que se planta en la página trasera de un libro
la roca oculta en la trayectoria de zambullida al agua
un finiquito y una caja de cartón con tus cosas del trabajo
la jeringuilla del veterinario que da paz a tu mascota
un meteorito de 10 km cayendo a 20 km/s sobre la tierra
un corazón partido al escuchar "ya no te quiero"
el negro de la oscuridad después de abundar toda la luz

... y tengo muchas otras ideas sobre el punto final que principalmente versan sobre calaveras de cuencas oculares yermas, pero tocaba pensar también en el fin de estas letras locas. Y ayer pusieron en T.V. la película Noé de 2.014 con Russell Crowe,  Jennifer Connelly,  Emma Watson y Anthony Hopkins entre otros. Cuento religioso sobre un Dios que para exterminar a los hombres se complica cubriendo la tierra de agua etc. Es todo tan poco verosímil ... tontería tras tontería.

De pronto pregunta Emma a "Noé" sobre el diluvio:
-¿Cómo crees que será?
-Lo he imaginado. Ante tanta muerte ... no estoy seguro de que haya ... palabras. - Ella se las sugiere
-El fin de todo. - Pero Noé corrige:
-El comienzo. El comienzo de todo. - Y esto es lo que quiero quedarme y tratar de recordar.

Hoy he terminado de usar la vida para buscar respuestas. Resta una última esperanza para tratar de iluminar con nuevas explicaciones los rincones alejados y oscuros y así disipen eternas nieblas.

Puede que las respuestas no existan porque las preguntas fueron inventadas. Puede ser entonces que el camino sea igualmente difícil y siga fallando inexplicablemente.

Puede que por fin haya encontrado lo que buscaba y alguien me lo diga con un papel o con su voz. Igualmente continuarán los tropiezos en un camino lleno de obstáculos, de bromas incomprensibles y risas de intolerable proximidad, de comentarios estúpidos sobre mi. Sobre mi persona y mi vida.

Puede que ese día llegue o no, pero será este mi punto y final.
Y será en cualquier caso otro nuevo comienzo.
"Cuando era pequeña me enseñaron que un ganador nunca abandona y el que abandona nunca gana." Angie Stone.
Flavio Morais - Exposición "Yo veo lo que tú no ves"

viernes, 24 de noviembre de 2017

Niños Tranquilos Expulsados


El otro día busqué en Internet cómo es que los niños tranquilos también terminan expulsados del colegio. Sorprendente que el resultado fuera el que se ve en la captura de pantalla o volviendo a buscarlo aquí. "Tranquilos" quedan los chicos y sus padres al expulsar a un compañero con T.E.A. (trastorno del espectro autista). 

Pero pensando en cómo también los que no molestan en clase son expulsados recordé la historia de un chico, "que paso a deletrear":

Jorge era un chico tranquilo que escribía historias. Hacía la letra muy pequeña y en cada renglón cuadriculado cabían dos líneas para evitar quizá que el texto se partiera en dos hojas distintas. En su colegio se realizaban test psicológicos que en su caso hablaban de inteligencia normal pero con introversión acusada. Tiempo atrás escribía tonterías pero hoy con 15 años va a ser pillado escribiendo contenidos sexuales:
-Jorge, qué andas escribiendo. - El muchacho abstraído en el texto no se ha percatado de la aproximación del profesor.
-Nada. -  Tapa y sujeta la hoja con la mano.
-Dámelo.
-No. - De pronto piensa en lo que sucederá si entrega su historia al profesor. Pone la hoja al costado derecho del pupitre y fuera de alcance la rompe en pedazos delante de toda la case, que murmuran y se sorprenden por el descaro de un compañero que parecía no existir. Rompe al medio, una vez, otra vez y otra vez más hasta donde permiten las fuerzas. El profesor siente que la sangre le hierve. Un último esfuerzo y la hoja queda partida de nuevo. Es un religioso con la mano suelta, pero desde que otro muchacho le descolocó las gafas al devolverle una torta, contiene un poco más la enorme mano que le cuelga al final del brazo. Versión inversa de "la letra con sangre entra".
-Bien. Dame los trozos. No pasa nada. - Lo dice en tono bajo. Jorge mira la boca que habló y ve una sonrisa leve y ve que está bien afeitado. Ve colores en las mejillas y opina que están rellenas de cocido madrileño. Ve los ojos pequeños detrás de gafas de cristal grueso y observa ese autoreflejo en los contornos que se repite hasta el infinito. Cosas de la óptica que al chaval le atraen mucho. Calcula unos ochocientos pelos tapizando los costados parietales y ve que algunos tienen trabajo cubriendo la pista de aterrizaje. Esto tan grande que tiene al lado es un cura mayor. No es mala persona, ¿verdad? No, no, osea, lo piensa de verdad.
-Trae. - El hombre cierra los ojos y asiente. "No pasa nada" recuerda el chico y pone los trocitos minúsculos de papel en la palma de esa mano requetegorda y luego compara los dedos con longanizas y  visualiza una planta carnívora capturando al incauto insecto de turno.
-Ahora coge tus cosas y ve a casa. Di a tus padres que te ha expulsado el profesor de religión y no puedes volver al colegio hasta que hablen con el tutor. - Al chico el tono de voz le parece igual de conciliador y suave que hace un momento. No se siente engañado. Sabe que ha hecho algo mal. Sabe que lo merece y que la culpa le pertenece. Le han cogido evadido de clase y escribiendo relatos para adultos pero comienza a coger sus cosas tranquilo.
-Espabila. No tenemos todo el día. - Pero no sabe espabilar, así que algo nervioso termina de recoger mirando si queda algo bajo la tapa del pupitre y empieza a ponerse el abrigo con su ritual de siempre.
-¡¡ PONTE EL ABRIGO AFUERA!! ¡¡VAMOSSS!! - Sale muy digno del aula y cierra la puerta translúcida con sumo cuidado para no hacer ruido. Ahí mismo apoya los libros en el suelo y comienza de nuevo a ponerse el abrigo. Se oyen risas en el interior y el profesor abre la puerta.
-¡¡ EN EL PATIO !! ¡¡ BAJA Y PÓNTELO EN EL PATIO !!
-(los abrigos se ponen antes de salir... ¿qué le pasa a este hombre? ¿? bobo) - Coge abrigo y libros y empieza a caminar cuando de pronto le sobrecoge el fuerte golpe de la puerta.

La sensación de abandonar la clase con sus compañeros dentro le hace sentir diferente. Pasa al lado de aulas con profesores de otros cursos y otros alumnos que son hijos de otros padres con otros hermanos. Piensa y dice: "Soy un extraterrestre". Mira el pasillo, brillante e infinito y reproduce su mentalmente su ritmo:
-(Ventana-ventana-puerta a la izquierda y habitación-habitación a la derecha ¿qué harán en estas habitaciones los curas?)
-(Ventana-ventana-puerta, habitación-habitación ¿rezarán todos de rodillas con el culo al aire?) - Recuerda el día que mirando con los prismáticos de su padre vio a Don P.V.D. arrodillado junto a la cabecera de su cama con testa y palmas sumisas y los genitales frescos tras un gran ventanal.
-(Ventana-ventana-puerta, habitación-habitación) - Siente que los profesores le ven pasar sin más. Un chico expulsado al pasillo le pregunta:
-¿También te han echado a ti? - Pasa en silencio mirándolo de reojo. No pestañea. Vuelve a ser preguntado:
-¿Vas al servicio? ¿ ... a tu casa?- Silencio. 
-(¿te han echado a tí?) -Sigue su paso hacia las escaleras. La sensación de soledad no le desagrada. Caminar tranquilo sin ruidos ni empujones por los pasillos es interesante: permite observarlo todo. Ha elegido las escaleras viejas para llegar antes al patio. Están gastadas por el centro.
-(¿como puede gastarse la piedra solo de pisarla?) - Imagina un ejército de niños robot bajando las escaleras en silencio todos al mismo ritmo en un circuito de movimiento infinito. El símbolo de infinito le gusta mucho. 
-(es un ocho delgado tumbado al sol)(¿porqué el suelo no está gastado?) - Sale a los soportales y aunque hace frío el sol franquea sus arcos y acaricia el escalón y la puerta de acceso a la biblioteca. Se detiene y mira al rededor. El odioso patio de su colegio le parece ahora hermoso en su vasta y desierta extensión pero afeado por el ruido ciudadano que roba su silencio. Cuando termina de poner el abrigo, se sienta en el escalón con sus libros entre las piernas. 
-(las escaleras se pisan por el mismo sitio y el suelo no) - Después de felicitarse por su respuesta habla en voz alta consigo mismo:
-¿Qué ha pasado? ¿Qué hago aquí? Esto es grave. - Mira a derecha e izquierda. La salida está a la derecha. Ahí estará el conserje. Le da igual porque cuando salga no va a contestar ni va a dar opción al diálogo. No le va a mirar. No existirá esa persona.
-Y ahora, ¿cómo lo voy a explicar? No tenía que haberle dado el papel. - Pone la cabeza apoyada en las palmas de las manos. Se tapa la cara y llora. Llora mucho imaginando a su padre cabreado y diciendo que está loco ... otra vez.
-¿Pero qué he hecho? - Se rasca las piernas. De pronto un tornado eléctrico de imágenes y porqués gira sin control y pretende detenerlo golpeándose la cabeza con el talón de ambas manos.
-¡¡Cómo eres tan estúpido!! ¡¡Cómo le has dado la hoja!! ¡¡IDIOTAAA!! ¡¡COMO ERES TAN IDIOTAAAA!!! - Llora y llora aunque nada se oye.
... ... ...
Un gorrión se ha posado cerca y pica una miga grande extraviada de algún bocadillo que ve preparar a una madre devota. El come los bollos de pan a secas. Le gusta así. El gorrión le mira y se mueve como por fotografías tomadas a intervalos.
-Qué bonito eres. - Sonríe al gorrión y llegan dos más, acercándose al primero. Coge su miga y escapa perseguido por los otros dos. Han levantado algo de polvo al elevarse.
-Nadie se libra de ser molestado. - Con la sonrisa evaporada y el sentido neutro, marcha hacia la grandiosa puerta de acceso. El conserje dijo algo pero no escuchó ni contestó ni miró ni corrió ni se detuvo al ser llamado por un ente inexistente. Hoy en día no está permitido expulsar al pasillo ni fuera del colegio así, sin más.

El vacío se extendió sobre su mente y no sería capaz de recordar nada hasta el día de su vuelta a clase. Entonces sus compañeros le atosigan. Dicen muchas cosas, barbaridades de críos tontos que elevan a los altares a villanos descarados en lugar de admirar a los trabajadores y buenos que hay en clase y de quienes se puede aprender algo. El silencio es gratis y se reparte por igual hasta el aburrimiento que llega rápido a todos ellos. La reunión con el tutor ha sido por la tarde. Es su profesor de ciencias. Y pregunta:

-Jorge, ¿puedes decirme qué escribiste aquí?
-No
-¿Porqué? - Jorge no contesta. Mira hacia abajo. - Dí. Contesta. --- ¿Qué es esto?
-Es una hoja de papel hecha trocitos - Jorge piensa divertido que su tutor es tan tonto que no distingue ni una simple hoja de papel rota en pedazos. Luego de unos segundos se da cuenta que esa no es la respuesta esperada.
-Eso ya se ve. Mira. No soy tu enemigo. Solo quiero que me expliques lo que escribiste.
-Esa no es mi letra. - El tutor aprieta los labios y saca una hoja que parece un puzle pegado con celofán. Jorge se queda petrificado al ver su hoja reconstruida.
-Ya. Ya sé que esa no era tu hoja. Sólo quería darte la oportunidad de decir la verdad. Y sé lo que escribiste en clase de religión. Quiero que me cuentes qué te pasa. ¿Porqué escribiste esto? - Jorge mira sus manos. Tiene puntos blancos en las uñas. Y un poco de mierda. "A ver si me las limpio". - ¿Me escuchas? - Mira la boca. Repite la pregunta y ve cómo junta los labios para decir "Mes". Cuando dice "cu" pone unos morros en forma de beso y cuando dice "chas" echa una chispa de saliva  sobre la mesa. Observa la partícula salivar en medio del amplio vacío de la mesa. Se parece a él mismo el día que estaba mirando el patio vacío. Una mano reclama atención cayendo firme sobre un libro y se eleva el polvo bajo la luz de la mesilla.
-(como el polvo del patio. ¿al gorrión le robaron su miga?)
-Jorge. Lo que has escrito... Aquí cuentas que a un chico lo desnudan sus compañeros... lo atan por las muñecas y los tobillos ... a las barandillas de las escaleras. Las del gimnasio. Atado, "crucificado" dices. El colegio entero le escupe e insulta al pasar ... ¿todo esto lo has imaginado tú ... ? ¿ ... lo has copiado ... ?
... ... ... - El chico calla y mira a los lados y respira nervioso.
-Sé que los chicos bromean con eso de bajar los calzoncillos en el vestidor del gimnasio ¿fue eso?
... ... ... - Se araña las manos debajo de la mesa del tutor. Está muy enfadado consigo mismo por haber entregado los papelitos. Vuelve a mirar las uñas.
-No. (Mi hermano me lo ha repetido: "puedes llevar algo largas las uñas pero no sucias")
-Oye. Mírame. - Y le mira. No ve nada ni a nadie pero le mira. Mira a los ojos. Ve globos oculares. Recuerda un niño que cayó de un columpio y se saltó un ojo al caer sobre un borde de cemento saliente por desgaste en la arena. El recuerda cosas así en flashes y ve cejas, pestañas y los poros de la piel -algunos con puntos negros y demodex en la nariz- y los pelos del bigote que se adivinan bajo la piel y se pregunta porqué parecen azules las barbas de los hombres y si será porque usan "Aqua Velva". Observa la forma del cráneo. El pelo en su nacimiento. A veces duele ver caspa y otras sustancias expulsadas del cuerpo. Se expulsa lo que no vale y a él le han expulsado. Sus pensamientos, aunque van a ser interrumpidos, van forjando creencias subconscientes que nunca jamás podrá borrar.
-Bueno ... si no quieres hablar de esto ... no importa. Lo vamos a dejar ahí. ¿Vale? - Vuelve al negro de los ojos. Bucea en esa charca negra mientras él habla y comenta cosas sobre la actitud, el compañerismo y el estudio. Va respondiendo como una máquina de suposiciones sin saber cómo funciona pero lo hace conforme se supone que es debido.
... ... ...
-Bien. No te pido más. - Se queda mirando al muchacho pero una extraña sensación hace que retire la mirada de él y se levanta. Se dirige a la puerta y la abre.- Anda. Marcha a clase. Y ánimooo ... - Jorge va pensando:
-(y ánimo. quien dice que no tengo ánimo.)(he ganado. ha quitado la mirada él. yo he seguido mirando y él no ha podido. YO GANÉ. vaya si gané.)  - Jorge juega a "mirada-clavada-sin-pestañeo" enfocando el fondo, fijándose en los detalles de las caras ... pero la distracción le hace perder casi todos los mensajes.

Cuando vuelve al aula, un compañero reclama el relato encargado con empujones y golpes en la cabeza y a este bruto, serenamente le replica:
-Tu relato pornográfico lo tiene el tutor. Si lo quieres se lo pides a él.
-Tu estas bobo. O me escribes otro ... ¡ O TE ENTERAS ! - y lo grita al oído y empujando antes de añadir señalándolo con el dedo: ¡ ...  y que no sea tan guarro !

En lo sucesivo le entrega a su acosador compañero los relatos de las revistas Lib de su padre.
Lee sus notas una y otra vez. "Sb" para quienes sobresalen entre los demás. Los que se hacen notar sin sobresalir se llevan la "N". Estar bien a secas es la "B". Si no estás bien te dicen suficiente "Sf" o "Su". Para los antónimos del suficiente la latina "I" del Insuficiente, el Inepto y el Incapaz.  Pero lo peor de lo peor, el combinado "MD" para los muy deficientes. Según el diccionario Espasa:
Deficiente: adj. Imperfecto, mal hecho || Insuficiente respecto al nivel que debería alcanzar || adj. y com. Persona cuyo coeficiente intelectual está por debajo del nivel medio general || muy deficiente Calificación académica por debajo del suspenso: es difícil remontar un muy deficiente.
© Espasa Calpe, S.A. 

"Se le ve distraído en las explicaciones." Comentarios 6 - 0 Apoyos. Cierto que es dificil remontar un Muy Deficiente. Y aún más si son 3 ó 4 aliados con otros tantos "Insuficientes".

Yo deseo para todos un planeta donde nunca se consiga ser deficiente o muy deficiente. Donde importe la felicidad de los seres que lo habiten. Donde los chicos reciban las atenciones que precisen para aprender a vivir y convivir socialmente. Donde adultos y no dioses incorporen nuevas vidas al mundo porque desbordan amor y desean entregarlo razonablemente pero sin límites y con dedicación en toda circunstancia. Un lugar donde el poder no impere sobre la razón ni el ansia de saber y evolucionar obligue a corromper la esencia animal del ser humano o su entorno. Un espacio de sexualidad sin vicio que acompañe al crecimiento con naturalidad sin tapar lo que somos ni lo que seremos. Donde las grandiosas construcciones no tengan cabida y las poblaciones se diluyan invisibles  sin cubrir el suelo que pisan. Un planeta imaginario donde los niños que no pueden seguir a sus iguales son conducidos sabia y cuidadosamente a conocer el calor del cariño y la bondad de una compañía que te sonríe al oído cuando no miras o te ofrece algo interesante cuando no atiendes.

Jorge quisiera haber aprendido a desenvolverse en la vida. A responder siempre cuando le llaman. A decir que sí alguna vez en lugar de no para evitar los cambios. A sonreír por fuera cuando esta contento ya que no pueden ver en su interior. A salir de casa para estar bajo el sol sin molestarse porque haya otras personas al rededor. A no temer ver mundo y viajar porque tantísimas cosas escaparán sin duda a su control:
-los horarios del transporte, sus billetes y requisitos
-los enormes espacios llenos de laberínticos accesos de entrada y salida
-las necesidades fisiológicas en lugares repletos de suciedad
-las locuciones incomprensibles ocultas tras el ruido infernal de voces, llantos y gritos, carros con ruedas que bailan y maletas a punto de explotar, cafeteras quemadas y aspiradoras industriales ahogadas ...
-luces que le abrasan reclamando atención desde todos los ángulos incluso en reflejos. Y hay reflejos en el suelo, el las máquinas, el las gafas de sol, en las partes cromadas . . . 
-personas peligrosas queriendo hacerse con sus cosas, y personas que ríen y piensa que de él o que le miran raro
-señales de "espere su turno", de dirección o prohibición
-sabores que no quiere probar
-olores que odia descubrir en sobacos que fabrican bacterias a millares
-empujones y tropiezos mientras escapa sin éxito de todos los cuerpos en movimiento
-costumbres extrañas de países desconocidos cuando no entiende ni las del propio
... y podría seguir. 
Si no se puede percibir nada con tranquilidad, ¿qué necesidad hay de salir fuera?

Este chico quiere la explicación para una actitud tan normal y unos conocimientos tan deficientes. 
Jorge quiere entender el mundo que le rodea sin salir de su propio mundo. Y aunque pasan y pasan años nunca es adulto porque ... 
¿Porqué?
Lo tienes crudo, Jorge. Muy crudo.

miércoles, 1 de noviembre de 2017

¿Amistad o Soledad?

Friendship or Loneliness? "A solas, caigo a menudo en la nada. Debo mover con sigilo los pies para no caer del borde del mundo a la nada. Tengo que golpear mi cabeza contra una puerta dura para volver a mi cuerpo." Virgina Wolf, Las olas.

Esa mano en el hombro me molesta, pero vuestra compañía es guay, chicas.
Tener amigos es complicado. Quiero imaginar que no entiendo la amistad porque probablemente no merezco sus beneficios. Ya pasó ese momento donde tener amigos era necesidad. A veces me parece que ya pasaron todos los momentos. Incluso los que podían quedarme por vivir.

Comenzar animado una "entrada" no es bueno. Es un error. Quiero empezar con uno. Acabo de leer un libro infantil. "La niña que nunca cometía errores". Beatrice nunca se equivoca pero está triste porque la perfección conlleva esa carga, la de no probar las cosas incorrectas. Vamos, lo que he hecho toda la vida y trato siempre de cambiar sin éxito. Y sin conseguir encima nada que sea ni medio perfecto. Vamos al hilo:

La mujer que creó este blog compartido es mi única amiga actual, virtual y real. Nuestra edad, capacidad y paciencia para tolerar los aspectos negativos es muy flexible, gracias también al espacio y tiempo que nos separa y une.

Hasta donde alcanzo, recuerdo como una experiencia negativa y de fracaso mi comportamiento social desde la infancia más lejana. No sé si por lo mucho sufrido fracasando al mismo tiempo en los estudios pudiendo ser un estudiante singular, brillante y de sobresaliente. Axfisiado ahora por el rencor veo a todos tras una humareda negra: los profesores, los amigos, los amores, los padres ... y al fondo yo mismo fabricando el humo. Y sigo necesitando saber porqué. Por eso escribo un resumen de mis amistades entre los 6 y los 20 años. Para hallar el papel del personaje que fui en mi novela vital y extraer alguna conclusión racional. Y detallo un par de hechos con su diálogo tratando de ser honesto y menos plasta. Los nombres están cambiados. Empezaré por algo ya relatado con otro enfoque:

De pequeño en el recreo deseaba volver a clase con mi amada profesora Manoli y no andar a la pesca de juegos o amigos. Ayudaba el terror a los balonazos, el jaleo y la brutal agitación ilógica de los otros niños y chicos más grandes. Un profesor lo solucionó el siguiente año presentándome a Guillermo argumentando que éramos igual de raritos. Aunque eso fue bueno, duró poco y mi primer año como repetidor lo pasé bien sin amigos excepto porque él parecía no conocerme. Cuando nos cruzábamos me decía a mi mismo: éramos amigos. La etiqueta de repetidor tampoco ayuda a los niños callados y solitarios a hacerlos ni a conservarlos. A determinadas edades parece que nada se deben y esa amistad, al día o curso siguiente se olvida y parece que nunca existió nexo ni sentimiento alguno.

Era la época del repulsivo y sucio juego "Pico Zorro Zaina". Basta ver la foto. Había que meter la cabeza en cualquier culo, agarrarse ...  y el de la pared ... como para no contagiar los piojos. Los niños no acostumbran a limpiarse bien ni el culo ni nada. Sentía una repugnancia tremenda con solo ver esos tumultos. La misma que sentía en gimnasia teniendo que agarrar a compañeros por los tobillos para hacer la carretilla o al levantarnos del suelo enganchados por los codos con las espaldas pegadas. Aún siento vívidamente esas escenas. Luego los niños dejarían los pantalones cortos. Pedrito y yo seríamos los últimos "valientes". ¡¡ Cómo saber que nos veían ridículos !!.
Ah, pero me puse muy burro. "Cabezón" me decía mi madre. Me apretaba contra el pecho y reía por lo quieto que me quedaba.  Mi batalla al pantalón largo resistía todos los argumentos excepto:  "¿No ves que los otros niños se van a reír de ti?" . Mano de santo.

Mencionar mi rareza y romperme hasta doblar mi voluntad. Es super-mega-estresante ir a comprar ropa nueva. Y poca gente lo comprende. Probarla ni te digo. Con lo que cuesta acostumbrarse y lo difícil que es combinarla. Me agobia estrenarla y disgusto a mi esposa. En realidad nunca he comprado nada de eso. Estilo. Eso lo tiene ella.

Uno puede vivir sin amigos ... no sé según qué edades cuánto tiempo se puede. Además vienen ellos solos como vino Carlos Montalvo con su pelota de tenis y me ofreció si quería jugar a mini futbol con su grupo entre las canastas de baloncesto. Lo hice -algo había que hacer- y estuvo bien, pero mi habilidad con la pelota era la de un avestruz miope y dijo un día: "Corres muy raro. ¿Porqué das esas zancadas?" así que volví detrás de la valla de hockey a resguardarme de los incansables balones de reglamento asesinos y Carlos siguió con sus ligas de fútbolcesto. Cuando no te interesas constantemente por los amigos se olvidan de ti. Bueno, la amiga de este blog no se cansó aún.

Yo compraba un par de sobres de cada álbum. Coleccionaba colecciones (¿no fue una idea genial?) y ponía aquellos cromos en mi clasificador de A5. Me ahorraba el intercambio con otros chicos. Ellos no conocieron todas las colecciones. Allí estaba también mi colección de programas de televisión. Tardé muchos años en tirarlo todo. La de Pipi Calzaslargas y La guerra de las galaxias sí las traté de completar con mi hermana que me acompañaba al parque.

El año siguiente me entretenía escribiendo hojas con el esquema y funcionamiento de pequeños dispositivos electrónicos o trucos con petardos, cerillas y bombas fétidas que a muchos les interesaban y fotocopiaban. Entonces Angel Roncero se acercó a mí. Me preguntó si quería hacer experimentos con sus amigos. Durante un tiempo hicimos los inventos que se me ocurrían en casa de uno de ellos. Y estuvo bien. Me llevó a su casa de la ciudad, a la tienda de barrio de sus padres y hasta me invitó a su pueblo a pasar el día. Había lentejas para comer y de inmediato sentí asco al ver aproximarse el cazo: Las lentejas se agarraban y ayudaban entre sí para no salir de él. Unos mamporrazos contra el plato  hicieron las presentaciones entre aquella plasta marrón y yo. Mi cara debía decir "Yo esto no me lo como" pero leer caras requiere saber y ganas de leer.

-¡Anda, come! ¿No has dicho que te gustaban las lentejas? - Qué podía contestar. Nada. Sería sumamente gratificante que las otras personas pudieran ayudarte sin pedirlo. Esta señora no parecía dispuesta a retirar de mis narices aquella delicatessen. Seguro que cada dos por tres sus lentejas sin agua se quemaban. Insistió:
-¡No tengo otra cosa así que tu verás! - Angel miraba de reojo y movía la pala del cono de cemento a la hormigonera bajo algún imperativo de origen animal mientras yo trataba de adivinar cómo terminaría para mi ese mal rato. Lástima de reloj de teletransporte.
-No... No me apetece...
-¡Pero pruébalas! ¡Verás que ricas! ¡Mira a Angel, le encantan! - Si, si. Que si. Que miré a Angel de nuevo aunque lo tenía ya requetevisto. Su hermoso hijo, incapaz de articular palabra, asentía emocionado y rellenaba su siguiente cucharada brutal mientras lubricaba con saliva el bocado anterior.
-No gracias. Es que no me gustan tan espesas.  - La buena señora y pésima cocinera, no tenía ganas de complicarse en discusiones que no iba a poder resolver a hostias, supongo. Traté de arreglarlo:
-El pescado si me apetece. - Si. Yo era un chaval genial. De ideas brillantes.
-Pues no te doy el pescado que lo mismo está poco hecho y tampoco te gusta. Anda a la calle y esperas allí a Angel que termine de comer. -Esto no se discute. Lo mismo tenía razón. Me fui pa' la calle listo aunque con un agujero en la barriga y cierta presión en ojos y garganta. Me maldecía por haber contrariado mi instinto al aceptar la invitación.

En barrios y pueblos jugaban a lo mismo: peleas a pedradas. Tampoco quise jugar. Cómo explicar a semejante bruto excitado que mi observación del arco descrito por las piedras voladoras me costó una ceja partida en mi barrio. Ahí acabó la amistad como si nunca nos hubiéramos conocido ¿¿?? Ni siquiera me devolvía el saludo. Colección nueva: caras de amigos que no se acordaban de mí. Para esto sigo siendo un bobo. Saludo y saludo y vuelvo a saludar pero muchos callan o tienen ataques de tortícolis. ¿No se supone que debemos responder cuando se saluda? Cuando hago al revés y paso entre unos conocidos del parque sin mirar a nadie en seguida me llaman la atención. ¿En qué quedamos?

Las comidas han sido toda mi vida una constante fuente de problemas. Me costó mucho dejar de poner pegas a la comida que hacen otros y encima es obligado mentir si no te gusta pero te preguntan. Si voy a un restaurante siempre pido filete (preferiblemente de lomo) con patatas y los demas me critican la constante e inoportuna repetición. Yo no me meto en lo que comen los demás, ¿porqué al revés si?

Y otro año más. Con Pupitres de dos en dos como siempre. Me senté junto al niño que estaba tranquilo, solo y callado aunque a un metro del profesor. Menudo rollo tener que estar pegado a otro chaval, oler su cuerpo, compartir alguna cosa con él. Pero este era muy buen chico. Juan Carlos fue el mejor amigo que tuve nunca. Eramos él y yo. Dos es la cantidad perfecta. Incluso conseguí pasar curso 3 años seguidos porque quería parecerme a él. Por desgracia los otros le pegaban y no sé el motivo ... ¿aspecto, cuerpo, cara o piel? No lo entenderé jamás. Le insultaban y se reían de él. Yo miraba cagado de miedo y me libraba. Nunca le defendí. Cuánto lo siento. Un día por mayo en 8º curso hice algo absolutamente incorrecto y fui expulsado del colegio. Cuando volví, la cosa se puso al revés y era yo el insultado y golpeado mientras él miraba con la diferencia de que yo lo merecía y no voy a decir porqué. Vaya par. Aquel 8º de EGB fue mi cuarto y último año con él. Yo pasaba las clases inventando dibujos laberínticos,  alfabetos de letras combinadas y sistemas de codificar texto, así que repetí curso otra vez. Se marchó a un instituto y quedé solo. Le fue bien en la vida.


Barcarola de Offenbach en "La vida es bella" (quién pudiera vivir con semejante esperanza, generosidad, gratitud y amor a los demás)

Entonces me fascinaba la flauta y la tocaba divinamente. El tutor, un hombre joven con algo de maneras él y puede que yo también (cosa que nunca me importó en nadie), me escogió para una actuación a medias con su acordeón.  Tras interpretar mii fa faa mi mi re fa faa mi mi re fa faa mi miiii la barcarola de Offenbach mirando al foco, se acercaron a decirme que la actuación fue una chapuza porque sólo se me escuchaba a mi. Menudo fallo del tutor. Me metió en el micrófono y él sin megafonía en el gran teatro-cine. Durante la época de ensayos me preguntaban los de clase si le tocaba la flauta al tutor y orgulloso (por una cosa que hacía bien) contestaba sí  y que él tocaba su instrumento a la vez. Lo pobres diablos reían y yo me apenaba de su sordera musical ... no sé cómo pude tardar años en comprenderlo y me siento estúpido sin serlo.
 Este tipo de cosas me pasan de contínuo como cuando tenía 38 y un compañero de trabajo me preguntó si había sido mariposa en mi otra vida y le contesté que no creía en la reencarnación y dando paso a pensamientos sobre orugas, mariposas y creencias filosóficas. Tardé años, pero AAAAÑOS en comprenderlo casualmente. Joder, eso duele.

Victor M. F. mira por la ventana en un documental.
Me hizo emocionar al recordarme a mi mismo.
Mi adolescencia fue una continua, eterna mirada a través de la ventana de mi habitación con idas y venidas dentro de la casa. Desde allí veía a los chicos jugar y chillar en el patio del enorme colegio. Los observaba en la distancia unas veces sorprendido por el caos de sus carreras, balones y movimientos y otras cansado de sus gritos salvajes. Otros días atendía al movimiento de las nubes, al bajar de la lluvia, la nieve o los rayos. Hasta en sueños muchas veces miraba tras aquellos cristales apoyado en la sobrenatural fuerza de la imaginación dormida y unas noches los aviones boeing caían del cielo sobre la ciudad y otras toda ella era devorada por un incendio descontrolado que me cercaba en lo alto del edificio.  Fue una adolescencia dolorosa y de soledad rota en ocasiones, bordeando la locura y la depresión. La única psicóloga a la que me atreví a preguntar, hermana de mis siguientes amigos, reía y decía: "¡Qué vas a estar loco! ¡Es la adolescencia!".

Y bueno, cuando se repite curso es más facil aprobar sin estudiar y queda más tiempo libre. Y empecé a escribir historias en clase pero Ignacio Montejano me obligó a escribir relatos pornográficos si quería ahorrarme sus golpes y empujones de pecho a lo macho cabrío. Era feo de cojones y un capullo cochino que bajaba los calzoncillos en el gimnasio. Guarro, más que guarro. Cerdo. Puerco. Cabrón. Mamón. Menua psicosis pasaba por su culpa. Le entregué sus relatos y pronto quedó horrorizado por lo que escribía para él y preguntó: "¿De donde sacas estas historias? ¡Son asquerosas!".  Me expulsaron del colegio por ello pero no supe explicar nada a nadie. Ahí vinieron a ofrecerme su amistad un par de chicos procedentes del famoso grupo de futbol-tenis. Dos frikis que solo sabían meterse en líos por los que la clase entera les perseguiría a tortas.

Con ellos, Alonso y Luis Carlos, compartí amistad unos 5 años aunque siempre manteniendo cierta distancia entre sus excesos y mis intereses. Los eché de mi casa en varias ocasiones. Cuando me quisieron drogar echando algo en la bebida "para animarme" o cuando acepté organizar una fiesta en casa y apareció gente fuera de la lista y con alcohol escondido. En menos de una hora paré la fiesta y los eché a todos, borrachos algunos. Y a estos dos amigos, los pillé en la habitación de música lenta tratando de meter mano a una amiga borracha y les corté el rollo y les insulté. Minutos después ella estaba sobria e hiperactiva ayudando a limpiar todo.  Siempre les tuve por pésimos amigos y no supe encontrar otros mejores ni terminando con ellos de forma tajante. Volvieron a buscarme al cabo de unos meses y me acusaban de creerme mejor que ellos,  de ser muy duro ...

Finalmente y aunque quedaban bloqueados y mudos a la hora de hablar con chicas consiguieron sendas novias hacia los 20. La amiga de uno de ellos, guapa y simpática, quiso ser pareja conmigo, enseñarme el beso con lengua, pero tenía la cabeza completamente hueca y no acepté ni lo uno ni lo otro. Tiempo después me ofrecieron salir con una chica más joven "dispuesta a besarme el primer día" ¿¿¿??? y que tenía un bebé. Dije que no quería ser responsable de un bebé (encantador y precioso, por cierto). Como alternativa me ofrecieron ser amigo de Paco Montero, un chico creído y medio lelo que guardaba habitualmente sus calzoncillos sucios bajo la cama:

-Como los dos estáis solos podéis salir juntos ¿No os parece? - Como yo no contestaba habló Paco.
-A mi me parece bien, ¿y a ti?
-A mi no me parece bien. -Dije sin querer dar explicaciones. Lo poco que de él sabía me bastaba. Paco tomó la iniciativa para convencerme:
-Tío, no te queda otro remedio. Juntos podemos buscar nuevas amigas, no vamos a ir con estos y sus novias ... ahí ... de carabinas ... - El pobre lo decía convencido y se lo tuve que aclarar.
-Tengo remedio. Prefiero quedarme solo a salir contigo.
-Pero ... ¿por qué? ... tio ... no lo entiendo ...
-Porque no te soporto. - Y quedaron atónitos. Me pidieron que no fuera así ... que lo intentara ... y me marché a mi casa  porque Paco insistía en que no le conocía suficiente etc etc etc etc etc etc ----- Paco y la "madre-que-regalaba-los-besos" fueron pareja algún tiempo y yo quedé sin amigos ni ganas de ellos cuando menos me convenía. Reconozco que a estos dos chicos los tenía muy cansados ... siempre negándome a hacer lo que proponían ... y ellos se afanaron tanto en ... No sé.

Con 20 años y sin amigos, comenzaba a ver mi futuro de soltero amargado y solitario de por vida convencido de que jamás tendría pareja. La falta de amor me asustaba y dolía más que la soledad, la abstinencia sexual, la muerte, la nada o la locura.

Bueno no.  Tanto como la locura no. Eso es exagerar.

Y ahora, omitiendo muchos capítulos y actores similares con quienes compartí escenario,  ¿qué se desprende de estas palabras? Que soy un mal amigo, que soy demasiado exquisito, que miro a los demás por debajo de mi perfil, que me creo el niño en el bautizo y el muerto en el entierro, que debería hacérmelo mirar (esto me lo dicen mucho), que si he tomado la medicación (también), que si las drogas tan habituales de mi época joven me dejaron el cerebro mal (también), que parezco un marqués ... y sé que toda la culpa es mía. Que merezco la mofa y las miradas de susto porque me comporto como un lunático maleducado (otros dicen distraído) y que al mismo tiempo desconoce los límites del cariño, de la generosidad y el respeto para saber cuánto dar, cómo respetar ni cuándo amar. Ni a quienes.

¿Quiere decir todo esto que quiero estar solo y sin amigos? ¿Amo la soledad? No. No. No. No. Y no. Eso es cinco veces no. Por un momento iba a decir que si ¿Tan poco claro lo tengo? No. Era un si muy claro por lo que voy diciendo y haciendo con quienes me conocen (en persona). Pero algo no cuadra. Busqué canciones sobre amistad y soledad y mix. No encontré satisfactoria ninguna hasta que paré ya cansado y recordé una de mis más queridas canciones. Cantada por Carole King, You've got a friend.



Y con esta canción he llorado muchas veces, cantado y sentido profundamente su letra. Y el día siguiente de esto he pensado que soy un fabuloso idealista de la amistad, el amor, los abrazos... es decir un mero espectador o un pésimo actor que no sabe o por lo que sea no puede manejarse de forma natural como las buenas personas. Demasiada película y pocos hechos.

He sido un tipo con muchísima suerte porque he podido disfrutar de amistades a pesar de mi desastroso manejo. Y entre esas últimas amistades una chica  me encontró atractivo aunque mal ataviado. Quedamos un día y llevamos juntos desde entonces. Muchas veces me pregunto qué  ha obtenido ella a cambio. Qué he hecho de bueno yo por ella durante tantos años. Solo sé que la quiero tanto como la necesito y que es por cariño que me sueña independiente. Con ella no he necesitado amigos y he podido estar lo más solo posible con la mejor de las compañías. Con muchísima suerte.

“Alone, I often fall down into nothingness. I must push my foot stealthily lest I should fall off the edge of the world into nothingness. I have to bang my head against some hard door to call myself back to the body.” Virginia Wolf, The Waves.

viernes, 27 de octubre de 2017

Jorge era un niño

"Me gusta fingir que todo va bien porque cuando los demás piensan que estás estupendamente en ocasiones olvidas durante un rato que no lo estás" Ann Landers

Jorge es un niño. 
Jugó con su muñeco y se sentó a esperar. 
Estaba sentado en el medio de su habitación compartida. Tener cosas que compartir es no feo. 
Repartir tu amor que, de otra manera, tapado y sin ver la luz, sin entregar se pone rancio y pocho.

En esa habitación entra el sol cálido y el aire limpio cuando los primeros días del verano y el olor a paja reseca desprende su aroma con la segunda tormenta. 

Hay algunos juguetes por el suelo: aviones, tanques, jeeps, barcos y un submarino (todos de montaplex) .
Te enseñan la "belleza" de la guerra ocultando dolor y muerte. Se puede jugar a la guerra sin conocerla. Se puede jugar a sexo sin conocerlo. Se llega la Muerte en la batalla sin tener ni idea de para qué viene la una ni porqué empezó la otra. 
Herramientas de combate para matar o ser muerto en manos de un crío que juega solo. Pequeños objetos del deseo en manos de niños que juegan a escondidas.

¡Jorge es un niño pequeño lo suficiente e ignora tantas cosas... ! Pero aprenderá rápido.

Juan también es un niño. Es su primo, de su misma edad. 
Y su primo le invita a ver desnuda a su prima. La engaña. 
Laura, sobornada e inocente, muestra su no pecho, su vulva sin pelo y se da la vuelta 
cuando su hermano lo ordena. 
A Jorge esto no le divierte porque sabe que Juan no tiene el caramelo prometido por ponerse en pié en la bañera. Y Laura llora por su no premio. La madre acude por el griterío y ve el falso juego. Y Jorge llora toda la tarde encerrado en una habitación castigado con su primo el perverso.
Sin embargo, al día siguiente, Jorge no quiere entrar en la bañera delante de su tía.
Jorge llorará y se negará y pedirá estar solo con la puerta cerrada. 
Cuando oye "Esto es muy raro, llama a sus padres a ver qué hacemos." activa su automatismo de defensa (que funcionó cuando sus otras tías querían probarle un bañador) y avisa seriamente: "No llaméis, que ya me desnudo."

Laura padecerá anorexia y Jorge muchísimo tiempo después, dejará su cuerpo en los huesos. Juan dirá que ella está loca cuando Jorge le pregunte por su hermana muchos años después. Luego sabrá que Jorge está loco también. Viene de familia. Por cierto, Jorge muestra su pene a las visitas porque su padre pide que enseñe su título de hombre. Por cierto, Jorge malinterpreta con asco las imágenes sexuales que habitan los libros de sus padres. Por cierto, Jorge no entiende las revistas pornográficas de su padre, encontradas por él cuando busca por toda la casa los papeles de su adopción. 

Y hoy Jorge jugará a algo nuevo con su hermano. 
También debe quedar desnudo para esto por propia voluntad.
Y hay que espatarrarse y compartir la desnudez 
y lo más negro del agujero 
del culo propio y el ajeno
con olor a mierda y a jilguero.
Casi hay rima. Casi hay risa. Casi hay pena por no saber manejar todo esto.

Y Jorge llorará de nuevo encerrado en su habitación, 
ahora por voluntad propia solo como una luna flaca 
en una noche silenciosa y sin estrellas 
contra el negro profundo de otro espacio y dimensión.
Y otra vez se repite la rima.
Y otra vez casi la risa y siempre la pena por saber todo esto.

Jorge es un niño todavía. Jugó una vez más con sus muñecos y se sentó a esperar. Estaba sentado una esquina de su habitación compartida. El sol deslumbrará a quien entre y él en lo más apartado y oscuro se podrá defender. Y entra su padre con fuego en la cabeza y un león rugiente en la boca. Tiene prisa por saber el horario escolar de Jorge por la tarde. Jorge no sabe defenderse del león en llamas y corre tras su madre huyendo de patadas y empujones en la cabeza. Este niño será de mayor un parricida imaginario y un suicida fracasado. Pequeños problemas de la infancia y la adolescencia que todos han vivido.

Jorge no dice nada. No juega con otros en el cole. Es un raro que se pega a las paredes de los recreos en el patio. Pero juega en clase y se imagina las cosas buenas a medias con las malas aprendidas. Caen las malas notas, los golpes del maestro, los insultos del padre feroz mientras las gotas de llanto se esconden por la noche sobre la almohada y la baja autoestima.

Jorge tiene miedo de su cuerpo desnudo y del cuerpo de todos los niños desnudos al tiempo que le fascinan las chicas, su timbre de voz, su suavidad y sus cuerpos "infinitamente diferentes". Quisiera destruir su pene y ser como las niñas y se lava y relava y asquea ante el espejo por no poder borrar de la memoria lo vivido.

Jorge es el no niño que nunca llegaría a ser y no le apetece jugar con sus muñecos. A veces tiene un amigo que piensa no necesita. Encerrado voluntariamente en su habitación pasa los días y sale de ella si en la casa no hay nadie, caminando sin zapato ni calcetín ni pantalón ni camiseta ni calzoncillo. Sumerge su cuerpo en agua, se lava  y relava y vuelve a lavar aunque putoespejo dice que sigue sucio y el cuerpo es afeminado pero no femenino o masculino. Hunde sus genitales en el interior y sonríe al exterior. Lo suelta y todo se desparrama afuera, mientras llora sintiendo cómo su locura se apodera de él porque no sabe qué le pasa.

Pero Jorge superará esas menudencias.
Será un hombre con una vida aparentemente normal.
El pasado quedó oculto en una bolsa de oscuridad.
El tiempo turbio se limpió de pecados y ahora
ya nadie sabe na.
Vuelve al comienzo, donde todo fue casualidad,
donde casi hubo rima,
casi hubo una risa y
contagiosa pena por la verdad
y la enfermedad mental
y la anorexia y la autolesión
y otra época de oscuridad
concéntrica
en infinitos ciclos hasta
por fin
de una vez por todas
terminar.

Jorge era un niño y yo maldigo a los violadores de su inocente sexualidad.
Y los maldigo hasta la muerte seguro, casi con rima, casi sin pena.

domingo, 1 de octubre de 2017

Uściski, których nie daliśmy.

Los abrazos que no dimos. the hugs we did not give


“Le rodeo el cuello con los brazos y noto que vacila antes de devolverme el gesto. No es tan firme como antes, pero sigue siendo un abrazo cálido y fuerte. Mil momentos pasan por mi cabeza, todas las veces que estos brazos fueron mi único refugio del mundo. Quizá no los apreciara como debía entonces, pero son recuerdos dulces que se irán para siempre.” Suzanne Collins

Arrkalart - http://arrrkalart.tumblr.com/

Para la mayoría de personas, dar un abrazo o recibirlo es un impulso.
Un breve impulso de humanos - simios.
Los acerca bajo la bandera del cariño - consuelo.
Felicidades a quienes disponen de esa capacidad de acción y reacción.
Para mi es un suplicio.
Yo prefiero agarrarme a las estrellas, las constelaciones o el cosmos en su conjunto, como el chico del dibujo.
Nada que ver. Lo sé. Quiero decorarlo.
Lo que hago a veces es enrollarme o atarme en una manta. Después de hacerlo meto los brazos y los hombros y eso aumenta bastante la presión. Así libero mis nervios sujetando calmando mis movimientos.

El choque de un abrazo es como apretar fuerte una gran vasija de cristal fino que a buen seguro se romperá.

Puedo comprender la buena intención, pero mi repulsión es mucho más fuerte y a duras penas lo soporto. Dejo la mente en blanco.

Laura Makabresku - web site
Mi esposa es la única persona que puedo abrazar con tranquilidad y cuidado. Eso me basta.

Y a pesar de ello no sé manejar el cómo, el cuanto ni el cuándo y mis abrazos obligatorios de la vida terminan de forma extraña.
A pesar de abrazarla sin nervios me siento mal porque siento que no funciona correcto.

Quiero pensar que comprendo esa interacción entre los demás y que por eso también siento los abrazos no entregados a tiempo y los no recibidos como era debido.

¿Podrá un invidente sentir la magia de la luz y el color?
No
¿Podrá comprenderla?
No lo sé. ¿Comprenderán los otros aún sintiéndola?
Tampoco lo sé.
Quizá yo no pueda comprender los abrazos.


Laura Makabresku - Deviant Art
Laura Makabresku - Blog
Laura Makabresku - Instagram

Me parencen tan bellas estas imágenes de Laura en los abrazos de pareja... tan sensuales... tan propias del verdadero amor... vaya.

Quizá se pueda sustituir esto por otras cosas que no sean los besos ni los toqueteos. El problema es ... ¿haces esas otras cosas?















Hay una canción de Nick Cave que habla de ello. Quiere tener la persona amada entre sus brazos. Lo ofrece como el mejor lugar del mundo para el amor que siente.

Luego hay otra muy alegre de Camila Gallardo que extiende sus brazos en el vídeo animando a enrollarse entre ellos para que los cierre en torno a uno cubriéndolo de amor blanco.

Quizá quiero entender estas canciones sobre abrazos pero no tengo ni remota idea de lo que realmente significan.




Curiosamente, andaba buscando alguna otra canción sobre abrazos y me dió por buscar en su lugar "el abrazo en un asperger" a través de la sección de vídeos de google. Encontré una escena muy, muy curiosa de la serie "Anatomía de Gray" en que la Dra. Dixon sufre un acoso de felicitaciones y toqueteos "amistosos". Pierde los nervios y marcha a otro lugar. Allí se desabrocha la bata y tira de ella para que la apriete. Inmediatamente supe que quería sentir presión ...
¡¡ Como hago yo con mi manta !!

Bueno, lo más parecido que recuerdo a ponerme mal por algo así fue siendo niño.
Me cantaban el cumpleaños feliz.
Yo no podía soportarlo y salía corriendo a llorar a una esquina de mi habitación.
A todos les hacía mucha gracia.
A mi no tanta.
Me costó años conseguir evitarlo (claro, se celebran anualmente, jejeje).
Cuando conseguí pasar de las puñeteras felicitaciones dijeron:
"Ooooooohhhhh, que pena... ya no llora... JAAAAAJAJAAAAA!!!! Qué graciaaaa, pero ... ¿porqué llorabas?"

Por cierto.
Dudo que unos abrazos humanos solucionaran de veras el problema de la Dra. Dixon.


miércoles, 27 de septiembre de 2017

Un mundo en miniatura

"... ¿qué amigo es aquel que tuvieras que buscar para matar las horas? BUSCADLO CON HORAS PARA VIVIR. Y que en la dulzura de la amistad haya lugar para la risa y para los placeres compartidos. Es en el rocío de las pequeñas cosas donde el corazón encuentra su mañana y toma su frescura." Khalil Gibran.
A world in miniature.
Cogí el iPhone4. Superpuse a la cámara una lente extraída de un lector de DVD o CD y me puse a hacer fotos en casa. Luego por el parque la mañana siguiente.
Me gusta ver las cosas pequeñas y acercarme cuanto puedo a ese mundo desconocido con el que vivimos a diario sin que la gente se fije. 
Bueno, yo si me fijo. Los demás no sé. La gran diferencia entre los productos humanos y los de la naturaleza es el nivel de detalle. En las fotos de casa los objetos parecen toscos pero en las otras aún haciendo zoom se aprecian nuevos detalles y un diseño muy elaborado y hermoso. Excepto en los insectos, donde la repulsión gana a la belleza por momentos.
---------------------------------------------------------------------------------------
Así jugaba con mis coches. Me los metía en un ojo y los conducía. O pasaba el rato poniéndolos en fila. O haciéndolos chocar en dos pendientes convergentes del tablón central con bisagra de la mesa plegable. A Alberto, hijo de la amiga de mi madre, eso le aburría soberanamente, ja ja jaaaa, pobre. Sus juegos eran básicamente físicos. El era un niño muy callejero... y yo le hacía colocar muñecos -idénticos al de la foto- sobre la mesa para hacerlos caminar bajo los temblores que provocábamos con los puños sobre la mesa. Tampoco le gustaban mucho mis juegos del agua. El se cansaba enseguida de todo eso. ¡Qué alegría y vitalidad tenía Alberto! descanse en paz. Siempre se reía mucho recordando el día que ambas familias comíamos en un restaurante y el camarero preguntaba por el postre a cada uno. Como siempre yo el último, llevaba rato embelesado mirando el cartel de helados de la pared, de frigo, y llegó un momento en que todos se impacientaron con migo. Mi padre me sacó de la abstracción con algún grito y yo sentía todas las miradas. Daba igual, ya sabía lo que quería, je je je. Dije:
"Pues yo quiero... un  SUPER-CHOC !!"
Bueno, ni idea de cómo lo dije, solo sé que alto y claro.
Todos empezaron a reírse mucho. 
Creo que se contagiaban la risa entre ellos. 
Al camarero no tanto, apuntó y marchó. 
Menos mal que sí lo tenían. El helado, digo. 
Toda la vida me lo ha estado recordando "el Albertiño" por la forma de decirlo así como con acento muy chuleta y rimbombante (pulgar e índice de ambas manos juntas y arriba, hombros encogidos, mirada extasiada al techo... y "quiero un choc"). Fue uno de mis escasísimos amigos de la niñez para los ratos que las familias o las madres se juntaban. 
------------------------------------------------------------------------------
Si se hace click en cualquier foto se ven aún más de cerca. Se aprecia la cantidad de polvo que se mete en las cosas... es... increíble. Esto es parte de una pequeña cadena de bisutería que cuelga junto con otras de un maniquí en miniatura pensado para esto.


Este osito de Tous es el tapón de un mini bote de perfume de la marca. "Beware of the bear" que te mira mal y te deja seco.


Este tornillo para mini destornilladores de rosca, mide unos 11.5 mm. Con otra lente se ve solo la rosca y se aprecia mejor la de mierda que se mete ahí.

El ojo del títere de una brujita muy pilla de esponja. No sé si mete algo de miedo.


Este dibujo está en el pantalón tebeo de estar por casa.




BUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUhhhhh!!!!
Este sí que acojona. Además, no sé. Los ojos miran. Ese punto negro se mueve. Cuando lo fotografiaba desde arriba también me miraba. Odio los insectos. Son todopoderosos.

Otro de los innumerables detalles del parque.
Y esto es la estalagmita que se forma después de unos cuantos años de regar la hierba y salpicar los bancos. El agua que escurre del banco y gotea extrayendo material y se forman estalactitas y estalagmitas (muy básicas, claro).
Imprescindibles plumas, también salpicadas de la hora de regado.
Este fruto no sé su nombre... arboretus picudensis.


El fruto de antes pertenece al arbusto de esta foto de arriba.

De estas florecillas entre la hierba se encuentran una por aquí otra por allá...

El agua es lo más.
Y la parte baja de esta seta de parque que deben crecer con ayuda de tanto excremento de perro no recogido.
¿Eso es diente de león mini?
Bueno, esto es Xanthoria Parietina, o liquen foliáceo de un árbol. Si abres la foto y metes zoom, se ve en el centro como un pulgón de color ámbar.  Al lado hay más. ¿No es increíble?
Estos dos están haciendo manitas, pero el de la derecha está de mal humor.
Maravilloso detalle de estas florecillas.








Cosas de las plumas. Foto con retoque de color.
Hasta las piedrolas tienen cosas que mostrar.
Esa mirada lo dice todo... Brrrrr!!!
Y la superficie de esta seta o champiñón de parque.