miércoles, 6 de junio de 2018

Una canción libre


Una de mis fotos habituales. Mirar hacia arriba en busca del sol y sentir mi fragilidad. Entre las hojas a veces surge la luz pero incluso cuando se oculta es visible en la vida misma de las hojas. Esa que los amigos atesoran con cariño para entregarla sin dudar.
Mi cuerpo me chilla sus males constantes emitiendo dolor desde todas partes. No me quejo mucho. No sirve para nada. Si no te impide vivir, te acostumbras pero hay días que la tristeza hace coalición y gobiernan en mayoría. Madre mía, todavía aparece algún político llorando por aquí.
Autodestrucción.
Puede que tristeza se sume a miedos y con el hastío termine por destruir algún día este blog pero es un nexo compartido y eso me anima a no hacerlo. Ahí llega mi aliada. Y mi voz es otra más:

Yo quiero entender este mundo y no puedo. Observo a las personas. Quiero que se amen y respeten.
En el bus, donde tanto me cuesta sentir algo positivo, una mujer menuda acude con su hijo. A veces con un bebé también. Siempre lleva una sonrisa. Todavía no la he visto una sola vez seria o sin su alegría. La regala a cuantos la quieran ver. Te saluda sonriendo sin conocerte. Achucha al niño, precioso, rubio, alegre y él, agobiado, la aparta un poco. Su madre libera el abrazo y amplía su gesto. A veces los padres/madres amamos con una fuerza difícil de controlar.

Si alguien lee esto y padece diabetes, que vaya a otra parte no siendo sufra un coma diabético:
Matt Damon es Paul Safranek en "Un mundo a lo grande"
Las personas miniaturizadas se vuelven ricas y no necesitan trabajar. Viven en un mundo casi paradisíaco. Pero también existe la pobreza. Paul entrega alimento diario a un anciano desahuciado y éste responde: "Gracias, Paul." Paul lo deja comiendo y se marcha. De pronto para y se da media vuelta. Lo ve comer durante unos segundos. Este hombre a quien todo sale mal por fin comprende, comparte, siente, ama con amor: comprende que al compartir siente amor de verdad y eso es lo que produce auténtica felicidad, no la abundancia o una vida ociosa.

Cuántos pequeños gestos* nos ayudan a ser humanos. Son como pequeñas herramientas de las que todos disponemos, sepamos o no usarlas. En esta película de ficción donde hay que esforzarse en no detectar imposibles contradicciones en todos los aspectos además de los físicos / químicos / cuánticos / naturales continuamente, dejando todo eso a un lado digo, está la clásica película donde las personas buenas hacen contraste con las que no quieren serlo sin tan siquiera intentarlo.

Observo a las personas ¿como todos? incluso circulando con el vehículo por un pueblo. Quiero imaginar que en los pueblos la gente es más ... sencilla, buena, pero no. Son iguales. Y ayer vi un hombre joven hablando por teléfono. Vestía "chándal" y se cogía innecesariamente los genitales por dentro del pantalón con la mano libre inmóvil. Pero incluso dentro de esa burda carencia de formación hay cabida para las buenas gentes. Todo el mundo se tira pedos. Otra cosa es disfrutar y recrearse ante los demás con cosas naturales que no dan tanto de sí.

¿Prefieres el egoísmo y ganar más o la generosidad y darlo todo? Y no hablo de dinero o bienes.
La vida dispone ante nosotros las oportunidades para cumplir como ser humano limpio ( sano ) y unos aceptan y responden veraces sabiéndose adelantados a los mendaces: anteponiendo el bienestar del propio corazón poniéndolo en el suelo para que los demás pisen blando* porque es la forma suprema de ofrecer el amor. Si. Puede que suene mal, a carácter pusilánime. Otros no dudarán en aprovechar para saltar y brincar con botas de clavos embarradas porque así es también la naturaleza humana cuando no está correctamente formada. Por eso hay que saber cómo, donde, cuando, cuánto y sobre todo ante quién.

Formación y el insuperable amor a la verdad.
Dos materiales básicos para componer personas de un alma tan sana que se refleja en sus rostros.

¿Porqué es tan difícil ser sanos y limpios con los demás?
¿Es por conseguir una pizca de poder, dinero, fama o momentos de lujuria?
¿Por liberar el odio, la superioridad del saber o ignorar la propia ignorancia ... ?

En un mundo que ya no nos quiere ... busco entender su gente y no puedo. Yo trato de observarlos.
La imagen se ofrece límpida como dice esta canción, pero los ojos velados por dolor, el llanto, por los fantasmas del pasado, me impiden verla.

Aunque la verdad se ofrezca desnuda no estoy preparado para comprenderla.



Il mio canto libero – Lucio Battisti
In un mondo che
non ci vuole più
il mio canto libero sei tu
E l’immensità
si apre intorno a noi
al di là del limite degli occhi tuoi.
Nasce il sentimento
nasce in mezzo al pianto
e s’innalza altissimo e va.
E vola sulle accuse della gente
a tutti i suoi retaggi indifferente
sorretto da un anelito d’amore,
di vero amore.
In un mondo che / Pietre un giorno case
prigioniero è / ricoperte dalle rose selvatiche
respiriamo liberi io e te / rivivono, ci chiamano.
E la verità / Boschi abbandonati
si offre nuda a noi / e perciò sopravvissuti vergini
e limpida è l’immagine / si aprono
ormai / ci abbracciano.
Nuove sensazioni
giovani emozioni
si esprimono purissime
in noi.
La veste dei fantasmi del passato
cadendo lascia il quadro immacolato
e s’alza un vento tiepido d’amore,
di vero amore
e riscopro te.
Dolce compagna che
non sai dove andare ma sai
che ovunque andrai
al fianco tuo mi avrai,
se tu lo vuoi.
Pietre un giorno case
ricoperte dalle rose selvatiche
rivivono,
ci chiamano.
Boschi abbandonati
e perciò sopravvissuti vergini
si aprono,
ci abbracciano.
In un mondo che
prigioniero è
respiriamo liberi
io e te.
E la verità
si offre nuda a noi
e limpida è l’immagine
ormai.
Nuove sensazioni
giovani emozioni
si esprimono purissime
in noi.
La veste dei fantasmi del passato
cadendo lascia il quadro immacolato
e s’alza un vento tiepido d’amore
di vero amore
e riscopro te
Mi canto libre – Lucio Battisti
En un mundo que
ya no nos quiere
mi canto libre eres tú.
Y la inmensidad
se abre a nuestro alrededor
más allá del límite de tus ojos.
Nace el sentimiento
nace en medio del llanto
y se eleva altísimo y va.
Y vuela sobre las acusaciones de la gente
a todos sus legados indiferente
sostenido por un anhelo de amor,
de verdadero amor.
En un mundo que / Piedras un día casas
prisionero es / recubiertas de rosas silvestres
respiramos libres tú y yo / reviven, nos llaman.
Y la verdad / Bosques abandonados
se ofrece desnuda a nosotros / y por eso sobrevividos vírgenes
y límpida es la imagen / se abren
ahora ya / nos abrazan.
Nuevas sensaciones,
jóvenes emociones
se expresan purísimas
en nosotros.
El traje de los fantasmas del pasado
cayendo deja el cuadro inmaculado
y se alza un viento tibio de amor
de verdadero amor,
y te descubro otra vez.
Dulce compañera que
no sabes adónde ir pero sabes
que adondequiera que vayas
me tendrás a tu lado,
si tú lo quieres.
Piedras un día casas
recubiertas de rosas silvestres
reviven,
nos llaman.
Bosques abandonados
y por eso sobrevividos vírgenes
se abren,
nos abrazan.
En un mundo que
prisionero es
respiramos libres
tú y yo.
Y la verdad
se ofrece desnuda a nosotros
y límpida es la imagen
ahora ya.
Nuevas sensaciones
jóvenes emociones
se expresan purísimas
en nosotros.
El traje de los fantasmas del pasado
cayendo deja el cuadro inmaculado
y se alza un viento tibio de amor
de verdadero amor
y te descubro otra vez.

domingo, 29 de abril de 2018

El instrumental de James Rhodes

"ser únicamente quien eres en un mundo que día y noche hace cuanto puede para que seas alguien distinto implica luchar -y nunca dejar de luchar- la batalla más difícil que puede afrontar cualquier ser humano." E.E.Cummings

Gracias amiga virtual pero real y compañera de blog de blogger.

Me has regalado este libro de James Rhodes y cuando lo he visto, para serte sincero he pensado: (Oh, vaya. Ha gastado dinero en un libro horrible que no voy a leer.) Soy visual, olfativo, táctil y auditivo antes que inteligente y no piqué el anzuelo.

Ver la cara de este hombre me produjo una sensación chunga. Lo dejé encima de una cama plegada de ikea. Pobre. Es un sofá-cama que no hay culo, espalda ni piernas que lo soporten. Cada vez que entraba y salía de la habitación el tipo me estaba mirando. Y me dijo de pronto:
-Psssch! Eh tú! ¿De veras eres tan burro como para no leer ni una palabra?. - De pronto leí: "Locura". Memorias de música (rollo) medicina (rollo) y locura (¡Tachaaan!) ¿Loco? ¿Quizá loco como yo?.
-Déjame en paz. - Le contesté. - Eres un libro. Y das una postal con tu cara en el libro. Drogas, alcohol ... y creído de ti mismo ¿no?
-No es una postal. Pero ya veo lo limitado que andas de imaginación. Tus prejuicios tienen encarcelado a tu cerebro. Apestan a rancio. Adiós. Que te vaya bien. - Eso me ha dolido. Otro cerdo machito que además se atreve a criticarme. La conversación terminó ahí. Me dejó con la palabra en la boca el chaval. Con desprecio saqué la postal. No lo era. Dice que le gusta España y agradece el afecto recibido en esta tierra. Mmmm. Mierda.

A ver qué dice la tira decorativa verde de famosos que han leído el libro. Elvira Lindo, Javier Cámara, Lorenzo Silva (ese ni me suena), Trueba. No me gustan sus valoraciones. Enric González psché y Rosa Montero si: "Se puede aprender, aunque vengas con las heridas más crueles. Rhodes nos recuerda que siempre hay futuro."

Gracias por acercarme de la mano a personas tan interesantes. Lo que es por mí, nunca hubiera sucedido.

29-04-2018 17:03 Alcanzo la página 23. Dice: "De pequeño me pasaron cosas, me hicieron cosas que me llevaron a gestionar mi vida desde una posición según la cual yo, y solo yo, soy culpable de todo lo que desprecio de mi interior. Era evidente que una persona solo podía hacerme cosas así si yo ya era intrínsecamente malo a nivel celular. Y todo el conocimiento, la comprensión y la amabilidad del mundo no bastarán para cambiar, jamás, el hecho de que esa es mi verdad. Que siempre lo ha sido. Que siempre lo será. -- Preguntádselo a cualquiera a quien hayan violado. Si dicen otra cosa, mienten." 

30-04-2018 8:30 Anoche imaginé esto para comenzar el sueño: Una sala de conciertos vacía de gente pero llena con un deslumbrante piano de cola. Paso los dedos sobre el fulgor pulido de sus teclas. Hago sonar algunas notas. No puedo evitar hacerlo cuando estoy cerca de uno. Antiguamente, en mis sueños, sabía tocarlo. Uno de los sueños más bellos e intensos de felicidad en mi vida. De pronto entra este hombre y le digo: "Hello, James Edward Rhodes." y responde "Hola". Miro su barba y su extraña camiseta. Bajo la vista al suelo junto a sus pies. El tiempo se detiene. Mil cosas pasan por mi cabeza (su vida y sufrimiento) pero no logro articular las palabras y nada sale por mi boca. El tampoco dice nada. Su mirada sabe casi más que yo mismo. Su cuerpo hace un breve ademán, como si fuera a saludarme. Me retiro un paso atrás. El toma asiento junto al piano y comienza a interpretar Waldstein, una de mis piezas favoritas. Fin de la ilusión y mis lágrimas corren libres y estúpidas sobre la almohada. La última estocada de otro día abre la puerta al hijo de la noche.

10-05-2018 15:09 Tengo en mi navegador un marcador de un blog que no suelo leer. Lo tengo por si un día me golpeo tan fuerte la cabeza como para recuperar una fe olvidada. Dice: "La vida es bella". Y cada vez que abro el navegador lo leo. Y me repatea. La vida no es bella: es un infierno lleno de mierda. Todo apesta. Pág. 105 del libro: "El egoísmo de las víctimas es lo que más cuesta tolerar y tratar con compasión. Somos imbéciles. Es prácticamente imposible querernos. Azuzamos y azuzamos hasta conseguir al fin lo que queremos: más victimismo. A veces, mi capacidad de aguantar y desear el dolor es infinita, un pozo sin fondo de autodestrucción, y siento una emoción perversa al buscar más y más." Por suerte yo no he sido violado de niño durante cinco años por un hombre 30/40 años mayor de manera dolorosa, secreta y agresiva una y otra vez. 
Gracias a la Luciérnaga de este blog y a James Rhodes por regalarme esta herramienta del ánimo:

      El señor Grigory Sokolov , tildado por su conducta de autista, otra vez en sentido negativo, un completo desconocido para mi hasta ayer, demuestra que solo por escucharle esta pieza, las personas merecen siempre una segunda oportunidad. Su nombre ruso es  Григорий Соколов. Qué bonitos símbolos ...

12-05-2018 15:56 Pág. 115: "En cuanto empiezas a hablar ya la has cagado. Los agresores que te obligaban a guardar silencio tenían toda la razón. No lo puedes volver a tapar. Es como sajar un forúnculo, con la diferencia de que lo que sale es un chorro aparentemente interminable de pus, bilis y residuos tóxicos que no disminuye ni decrece, sino cuya intensidad y volumen aumentan hasta que te estás ahogando en él como un hijo de puta."

13-05-2018 15:53 Pág. 121: Ahí va una pista o señal de peligro sobre cómo se producen contagios de enfermedades mentales a través de la internet: "Y hallé el glorioso y desbocado mundo de los foros cibernéticos.[...] En una de esas páginas la gente hablaba de los cortes autoinfiligidos. [...] Son casi una pandemia en el Reino Unido [...] En vez de recurrir a las tapas y las siestas [...] En esta actividad están presentes todos los elementos que dan «seguridad» y que confieren tanto atractivo a las drogas ilegales (el ritual, el control del pensamiento, el portazo a todo sentimiento, el aislamiento, la vía de escape, la rabia general y las ganas de «que el mundo se vaya a tomar por culo») y añade una dosis visceral de desprecio por uno mismo, [...] mayor control, [...] y la maravillosa sensación de poder gritarle al mundo cuánto dolor sientes sin tener que decirlo en voz alta.

Coincido plenamente con la definición de J.E. Rhodes sobre los foros de internet "Pozos anónimos llenos de textos monótonos que se hacían pasar por un medio de ayuda, pero que no eran más que una excusa para que cada uno le vomitase al mundo sus diversas neurosis, perversiones, fetiches y manías, con la esperanza de dejar de sentirse «siempre solo» y, posiblemente, dar con alguien que estuviera peor.

------------------------------------------------------------------------------------------

He visitado la web tan guapa de este chico. https://www.jamesrhodes.tv/



viernes, 23 de marzo de 2018

Niñas y Niños necesitan cuentos

"Si quieres que tus hijos sean inteligentes, léeles cuentos de hadas. Si quieres que sean más inteligentes, léeles más cuentos de hadas." Albert Einstein
El Brujo Pirujo - Silvia Álvarez Castellar y Mari Carmen González
Los niños necesitamos cuentos. Y las niñas.
Cuando somos pequeños, nuestros ojos crecen ávidos de colores. Historias sencillas y bonitas.
Nos gusta salir al campo con la familia, recibir sol, ver pájaros, hormigas y mariposas y aunque sea con repulsión (porque no todo bicho gusta) algún saltamontes o grillo. Y abeja que nos pique y meta miedo para siempre. O soportar moscas bobas. Jugar con tierra (pero no las lombrices en el culo), con hierba trébol, tocar árboles y subirlos si eso es posible, caernos de bruces y romper la piel por otro sitio más y guarrear (llorar).
A última hora nos pondremos tontos para no volver a casa y ver cómo Lucía encendía su bombilla (sigte dibujo). Nos dormiremos en el coche camino a casa con el estúpido run-run del carrusel deportivo si no queda otro remedio y ya llegando, si nos lleváis en brazos a la cama, de mil amores gracias.
La luz de Lucía - Silvia Álvarez y Margarita del Mazo
Son necesidades básicas y fáciles de conseguir pero todo eso y un poco más, de entre las pequeñas cosas del amor y la familia, es importante hablando de niños.
Y puede parecer que no pero los cuentos son muy, pero que muy importantes.
Y cogerlos en las manos, los dedos por el papel, son cosas que a los niños nos gusta repetir de manera incansable.
Que los papis-mamis-abuelis-hermanos lean alguno de los cuentos en la última hora del día nos transporta más felices a una noche de sueños.
Ya sé que hacen falta ganas, sensibilidad, tiempo ... incomodidades que ya no apetecen ... pero los niños y las niñas necesitan,   necesitamos  aprender todo eso: la expresión del esfuerzo, la dedicación del cariño y cómo unos y otros personajes sufren pequeñas peripecias para aprender que en la vida los amigos pueden ser importantes.
Las nenas, esponjas dicen que somos, como los nenes, ¡¡ tenemos un mundo por descubrir !! pero con dibujos y frases tan bonitas, graciosas como en los cuentos de Silvia y sus mil amistades, es más fácil.

Mirad el siguiente. Hay unas terapias con caballos. Bueno, no sé si el caballo puede dar cariño, pero no hace falta. Uno necesita abrazar un animal no predador y decirle que le quiere desde el fondo del corazón sin palabras, sin ser rechazado. Como en esta lámina. El caballo tiene una expresión de comprensión y cariño que ya quisieran muchos brutos de dos patas.

Kumo, cuento solidario con Fundación TAS e ilustrado por Silvia Álvarez Castellar y escrito por Susanna Isern 
Kumo, cuento solidario con Fundación TAS e ilustrado por Silvia Álvarez Castellar y escrito por Susanna Isern 
Las niñas no sabemos cuánto necesitamos estos cuentos.
Los niños tampoco. 
Pero de verdad. Esto es importante. 
Podéis comprar algunos cuentos cuando sea posible y si no llega el dinero, id a la biblioteca.
Traed cuentos bonitos que hablen de la solidaridad y el amor pero sobre todo del respeto hacia los nenes y nenas del cole y más si algunos son un poco diferentes.

Suena a tema resobao, pero es básico formarse lejos del ordenador y el móvil o la tablet y la consola y la televisión. Cuanto más lejos y menos tiempo con los aparatos, mucho mejor. Usad, buscad la imaginación, comprad la paciencia y vended las obligaciones, será muy productivo e interesante.

Ayudadnos a estar con otros seres humanos de edad similar. Vayamos al parque con la pelota, el patín o con nada más que con vuestra compañía, pero siempre de buena gana. Y acordaros de dejar el móvil inmóvil. 

Cuántas tonterías digo. No sé cómo convencer a nadie ... para mí es algo tan claro. . . como ponerles la música adecuada ... qué se yo.

Yo viví el cuento ilustrado por Ferrándiz "Toni el Valiente" que recuerdo con repelús porque nunca comprendí cómo podían vivir en una casa tan chica ni a dónde iba con tantos platos ni nada de nada. O el cuento del "Trenecito que ganó una medalla" que hablaba de una superación que sigo imaginando lograr. De tanto repetir sobre ellos puedo sentirme en pantalón corto con "loh ojoh secoh" de no pestañear. Hasta mis invitaciones de comunión eran de Ferrándiz...

Gracias a personas como tú, Silvia, el niño que llevo dentro sigue soñando cuando ve tu arte hecho a medida. Una medida tan ajustada a los niños que este que llevo dentro ha saltado de alegría, animado a decir todo esto. Gracias.
Bueno, y gracias a sus amigas escritoras/guionistas, Susanna Isern, Mari Carmen González, Margarita del Mazo, Lucía Vallellano, Julia Dwerk y escritores/guionistos como David Izquierdo o Felipe Galán Camacho, creo. Ay... perdón por favor de todos los demás que me habré comido, que ya me he cansado de buscar nombres. Sois todos un grupo de personas afortunadas en amistad.

Os dejo con la cerillera de esta chica tan simpática. Una Silvia que debe amar la infancia para dedicarle gran parte de su vida. La de los niños que fuimos y los que os disfruten hoy con esa imaginación rebosando en la mirada.

Trabajo para iPhone o iPad de Silvia. Link al Pinterest de ella.

jueves, 1 de marzo de 2018

La abducción de Ramón Tacirturno

Raúl Márquez Zamora
Me llamo Ramón. Muchos me dicen taciturno.
Al final me he quedado con Ramón Taciturno sin poder apelar a ningún jurado para que me retiren el falso apellido.
Y sí. Padezco prácticamente los nueve síntomas, también asociables a una depresión mayor o menor según cuantos de esos nueve.
Ahora si estoy convencido de haber sido abducido. Lo dicen en esta uni:
(Ver artículo en web universidad)

Sé que abducción(*) suena a cuentos de locos sobre platillos volantes (U.F.O. u O.V.N.I.) pero si aguardas hasta el final mi historia, verás cómo esto puede ser falso y cierto a la vez.

Dibujo Mal recortado sin permiso del autor Fernando Serra Antón, de quien gustosamente les invito a visitar su sitio web chulo y bien presentado, pulsando sobre este estupendo y simpático diseño. Si esto no es hacer la pelota, que bajen los "men in black" y me liofilicen el cerebelo, que cerebro no me queda casi.
Pues esta es mi historia, tratando de ser breve:
Mi madre no quería tener hijos porque deseaba vivir libre de ataduras, conocer mundo, ser amante y modelo de los pintores y escultores más célebres de Montmatre ... etc. Un tópico clásico.
Mi madre además de hermosa era alocada y descuidada. Se enamoró tanto de su primer artista que pasó de alocada a tonta porque no solo quedó embarazada sino que accedió a traer la criatura al mundo. Esa era yo ... y mis cuatro hermanos. El burro delante para que nadie se espante.
Quintillizos. "Ay, ay, ay, de mi..." cantaba en su apartamento de La Rue Lepic 110.
No había pasado un año y nos dejó a todos. Se esfumó pero después de darnos un recuerdo corazonable: un foto suya y una notita donde explicaba lo que acabo de decir. En el hogar de acogida se ocuparon de que todos lleváramos copia, supongo.
Si he conocido a mis hermanos no los recuerdo.
Mis recuerdos primeros son de un patio de ...
... un centro social, debía ser, color ocre, sucio y "malolido" por el mal aislamiento de las cloacas con los colectores de aguas residuales.
Ahí me daban de comer casi todos los días lo mismo. Si de mi dependiera comería patatas fritas a diario y jamón serrano con nula grasa y cortado a máquina en finas lonchas. O filete de lomo. 
(Esto ha sido una filtración sobre temas personales del blogger).
Me enseñaron cosas extrañas que no sé explicar: correr contra otros tan rápidos que volvían cuando yo iba o ser invencible escapando a los pelotazos.
Muy poco aprendí yendo de centro de acogida a centro de recogida: de mano en mano y más sobado que "la falsa moneda".
Pero pensando en positivo, cosa habitualmente anormal en mí, creo que el día más divertido fue cuando me dejé llevar de excursión al juego del laberinto de Horta. Me pusieron ahí a ver si por mi mismo encontraba salida.
Laberinto No de Horta sindo de Hedge en Wiltshire, London.
Y no, no era tan listo. Era de aspecto serio, taciturno, inteligente y silencioso pero no listo así que pude hartarme a buscar la salida sin éxito.
Eso es frustrante. Si, si.
Cuando tuve suficiente edad los médicos se empeñaron en pasarme por escáner y ecógrafo, en medirme, pesarme e inyectarme todo mejunje al punto que me imaginé vendiendo algún día un elixir cura-lo-todo con los anticuerpos que exudaría mi cuerpo.

Y comencé a sospechar mi abducción.
No era normal todo aquello que me hacían y como disponía de mucho tiempo ocioso, espiaba. Ser observado y observar a la gente es lección de vida.
Escuché que iban a implantarme unos electrodos en el cerebro. 
¡¡BZZZZZ!!! --- ¡¡BZZZZZ!!! --- ¡¡BZZZZZ!!!
Debía ser muy notable mi problema para que quisieran hurgar en mi cabeza y así disponer de electrochoque con mando a distancia.
Malditos hijos de בעל זבוב (Belcebú).
Conste que la TEC (Terapia Electro Convulsiva) sigue funcionando en 2018.

Decidido a escapar, escapé. Y quedé patidifuso "en viendo" que me rodeaba una inmensidad hecha a medida de unos enormes y horribles alienígenas. Aquello era la pesadilla liliputiense viva.
Encontré cobijo en lo que imaginé era una fábrica automatizada. Pude colarme por una angosta abertura de difícil acceso incluso para mí siendo tan chiquito.
¡¿... Cómo describirlo ... ?! 
El edificio era un amplio espacio (para ellos el equivalente de una maleta) lleno de cables o tubos y motores que de cuando en cuando arrancaban y paraban. También había como una habitación sellada con ventilación y transformadores de alta tensión (supongo, por el zumbido y las señales de peligro) y muchos dispositivos eléctricos y luminosos que no sabría ni siquiera nombrar. 
Claro, como que no era tecnología terrestre. La abducción no es cosa de risa aunque aquí esté siendo explicado como si lo fuera.
Ahí dentro preparé mi catre porque intuí que no iban meter mano dentro para encontrarme. El lío era tener que salir para encontrar comida. Los tubos aquellos despedían un agradable olor y probé a comerlos porque aun siendo tiesos, podía morderlos. No estaban muy malos, la verdad. Sabían como a regaliz. Pero tuve que ir en busca de algo con más fundamento para meter al buche. Desde mi escondite podía olisquear la antigua manduca y salí a robar una poquina como dicen mis paisanos de Asturias.
Pensé: "ZeroPuntoZero aliens a la vista. Corre." o "0.0 👽👀"
Y me atreví por glotonería a comer in-situ con que ¡¡¡ZASCA!!!, me cazaron.
Ni idea de cómo pude no sentirlos venir.
Al día siguiente amanecí tumbado en una mesa fría de quirófano.
Me anestesiaron poco y ... cuando desperté, la cabeza parecía estallar.
Poco a poco recuperé. El tiempo es curativo a veces y asesino las más.
Sentía mi cráneo pelado y palpé con gran disgusto la zigzageante cremallera de quien me cosió la piel.
Pasaron un par de días, calculo.
Y al poco volvieron a llevarme al juego del laberinto de Horta en plan ... ¿premio?. No sabría...
Curiosamente, yo quería tomar un camino pero me dirigía hacia otro como atraído por una fuerza superior.
Encontré la salida a la primera tomando los desvíos correctos sin error.
Qué os decía. Abducción es la palabra. Me dirigían con esos electrodos, joder.

Escapé de allí cuando pude y mi vida ha sido desde entonces la suma de un sinfín de errores excepto cuando me dejo llevar por otros y surgen los aciertos.
Cómo no ser taciturno si eres un ratón de laboratorio que vive en el "Animalario O.M.G." (Organismos Modificados Genéticamente) del laboratorio investigador de la WTF universidad.
Y tienen carteles como el de esta imagen, de un camarada ratón dentro de un vaso matraz leyendo a la metamorfosis de Kafka. Vaya morro. SOaB.

Esta es mi historia aquí representada tontamente por este blogero al que esos carteles no gustan. Él encontró mi cama de pequeños papeles en un equipo de laboratorio que fallaba por los cables que yo había comido. Él dice que tiene náuseas por el olor de ese lugar.
Yo tengo náuseas cuando os veo, humanos cabrones.
Personal aplicando la jeringa con guante y sujetando un ratón a la parrilla directo con la mano.
(*) Abducción es un nombre femenino que muy bien explicado podría definirse así:
Movimiento por el cual un miembro o un órgano se aleja del plano medio que divide imaginariamente el cuerpo en dos partes simétricas.
"el abductor es el músculo que sirve para la abducción; la elevación del brazo adelante o atrás ocurre gracias al deltoides del hombro, y su abducción corre a cargo del pectoral y del gran dorsal"
Óle con su ejemplito y todo.

Dibujo del cómic Las Fabulosas Crónicas de Ratón Taciturno de Martín Romero. 
ADVERTENCIA: NO ES UN LIBRO PARA NIÑOS.,



lA kATY pERrY tAnnn eSxPeKtTTAquiUuUuLAR aSSs SSssEmPEerr

Tengo LA mente sucia, Tengo maneras sucias,  queriendo bañar a mi mono en tu Vía Láctea
Soy una leyenda, soy irreverente, seré reverendo, estoy tan arriba-a-a-a ...
No damos una mierd-d-d-d-d
Bienvenido a la Zona peligrosa, entra en la fantasía,
Tú y yo invitados del otro lado de la cordura
Ellos me llaman un Alien, un astronauta cabezón,
Quizá porque tu chico siiiippp tiene un culazo

Eres tan hipnótico... podrías ser el diablo, podrías ser un ángel
Tu toque magnético me pone como flotando, con el cuerpo brillando,
Te dicen "ten miedo" ... pero no eres como los demás, amante del futuro
Diferente ADN. No te entienden.

Eres de un mundo completamente distinto, de otra dimensión.
Me abriste los ojos y estoy preparada para ir: llévame a la luz

Bésame, b-b-bésame
Inféctame con tu amor y lléname de tu veneno
Tómame, t-t-tómame
Quiero ser tu víctima, lista para LA ABDUCCIÓN
Chico, eres un extraterrestre, tu toque es tan extraño...
Es sobrenatural, extraterrenal

Eres tan súper sónico... quiero sentir tus poderes, atúrdeme con tus láseres...
Tu beso es cósmico, cada movimiento mágico.
Bésame, b-b-bésame, inféctame con tu amor y lléname de tu veneno
Tómame, t-t-tómame
Quiero ser tu víctima, lista para LA ABDUCCIÓN
Chico, eres un extraterrestre, tu toque es tan extraño...
Es sobrenatural, extraterrenal

Conozco un bar en Marte donde conducen naves espaciales en lugar de coches,
Pon un traje espacial de Prada sobre las estrellas,
Pongámonos tontos, acabemos de tonterías
Bolsillos verduscos, el cohete listo.
Dime que es lo siguiente, sexo Alien?
Te estoy desnudando, te estoy probando
Mira, te he abducido... y te digo qué hacer.
Te digo que hacer, qué hacer... qué hacer ...

Bésame, b-b-bésame
Inféctame con tu amor y lléname de tu veneno
Tómame, t-t-tómame
Quieres ser tu víctima, listo para el rapto
Quiero ser tu víctima, lista para LA ABDUCCIÓN
Chico, eres un extraterrestre, tu toque es tan extraño...
Es sobrenatural, extraterrenal

jueves, 1 de febrero de 2018

Olor a libro nuevo

"Cuando terminás un buen libro no se acaba. Se esconde adentro tuyo." Liniers, de nombre Ricardo Siri.
Justyna Kopania
He ido a la empresa "Ediciones Zutano".
Sip. Con ayuda del GPS me he perdido tres veces antes de llamar por teléfono para saber llegar a pesar de ... ¡ estar justo al lado la primera vez !
Lo importante es que al entrar olía a libro nuevo.
El olor de la infancia cuando estrenabas libro de texto, que no era muchas veces porque en esa época hubo un "Baby ¡¡¡ BOOOOMMMM !!!".

(Explosión de tripas femeninas llenas de millones de bebés a lo largo de una España por repoblar)
(Ya veremos cuando los nenes estos se quieran jubilar a millones, que faltan pocos años)

Y pues tenía por desgracia de quién heredar libros de texto sobados y/o subrayados. Provenían de niños estudiosos y los muy "probitos" fueron a caer en manos de un equivalente a "Jack el destripador", versión educativa.

Yo comenzaba curso como los demás ... más o menos, supongo. Había muchos niños ricos en mi colegio estrenando anualmente material escolar fantástico que exponían a la vista de todos sin pudor ni mesura. Carteras modernas o estuches con doble cremallera repletos de lapiceros de colores, rotuladores, gomas, reglas, sacapuntas ... bah. Y con estúpidas decoraciones a la moda por incomprensible que esta fuera y tal y tal, ya, ya ... que si, que muy interesante.

Comenzaba curso creyendo que ese año, JUSTO ESE, iba a ser el año donde todos quedarían maravillados por mis calificaciones. Nadie podría recordar al antiguo yo que tan malas notas obtenía. Ese olor a libro nuevo era mi noradrenalina, mi droga natural auto-inyectable. Y la meaba tan rápido como el libro entraba en la cartera para ir a clase, me ponía en una fila y terminaba llamándome 37 con el culo sobre el asiento duro de un pupitre feo y viejo con escrituras jeroglíficas de antepasados de la subespecie "muchachus neaderthalensis". Vamos, parecidos a mí, pero más brutos y sobre todo más guarros.

Recuerdo el momento como si lo estuviera viendo. Al lado derecho tenía la puerta y a mi lado izquierdo estaba Pedro -que no pedrito- y su estuche doble florecía abierto con el mejor frescor de su corta vida. Entonces su dueño estornudó y lanzó sobre aquel compendio de colores amarrados por una cinta elástica a lo largo de estilizadas cinturas de madera (prefería ver las de Alpino, con una vida más libre y sencilla, metidas en su caja de cartón verde un pupitre más arriba)
aaaaAAAAcccCHiiiIIISSS!! estornudó como decía y lanzó una especie de bala de fusil o enorme empaquetado de mocos con variopintos verdores. Y debo reconocer que en la hierba queda sublime pero en el moco resulta entre abominable y ruin. Y quiero aclarar a quien no lo sepa que estos últimos son antónimos de sublime.

Hombre. Mi primera idea fue atravesar la puerta como en los dibujos y dejar recortado en ella mi perfil de niño con pantalones cortos corriendo despavorido. No regurgité el desayuno porque no era la hora propicia pero los ojos empezaron a dar vueltas para envidia de la futura protagonista del exorcista. Unas horas antes y me hubiera convertido en aspersor infanto juvenil lanzando cola-cao con auténtica "leche de vaca" comprada en granja de pueblo y puré fino de galletas.

Dejé de ansiar automáticamente el estuche con dopleter cremayerunden del camarada Pieter Von Mocarren alias Prepotentis Tuis Opus 45 (suena muy barroco, ¿no?). Fue el final de ansias más rápido visto hasta la fecha. Hasta tenía miedo de los Alpinos escondidos en su montañesa gruta del mal al acecho de un ciervo perdido. Y el muy mamón todavía se reía y todo.
Cuánto dinero y mísera categoría reunida en una sola criatura.
Inaudito. Inconcebible.
Y luego nos quieren cortar a todos por el mismo rasero.
Que no hombre, que no.

Y eso. Ya está. Empezaba el año creyendo que podría superar todas las barreras, que podría dominar la suprema, constante e infalible inercia que se empeña -desde que tengo memoria- en apartarme del mundo y sus habitantes para centrarme en cosas ... las cosas ... algunas ... mis cosas ... no sé ...
Cuando tienes sed bebes agua y no intentas evitarlo (esto es la definición).
Cuando empleas todo el tiempo en LO QUE SEA que tanto te interesa tampoco se puede esperar luego gran éxito en el entorno escolar, laboral, amoroso, familiar ni social.
Nunca he podido digerir todo esto.
Ojalá pudiera echar todo el paquete de historias chungas fuera en un simple estornudo.

Libros nuevos con su olor a impresión en offset.
Libros nuevos y ojos cerrados pasando las páginas junto a la nariz para incrementar el aroma.
Hojas que van al pasado aumentando recuerdos; multiplicando preguntas.
Sin mirar. O mirando sin ver.

Salí de "Ediciones Zutano" donde algunos libros perduran presos en cuadros de cristal separados y distantes, solos, sin el roce de un lomo amigo. Intuyendo la caricia de unas manos amables. Como arte escrito que miro mientras vigilo unos escalones en caracol que suspiran un "clave sus dientes aquí". De la puerta del edificio a la puerta enrejada de la calle te conduce un precioso caminito en curva empedrado y abrazado por jugoso césped con flores. Encuentro ahí tinte y luminosidad diversa pero nada de fragancia.

La calle bulle de ruidos. Los niños del colegio a tres metros de distancia revientan las cuerdas vocales como los cerdos que madrugan en el matadero. Uno de los niños me mira con sus manos aferradas a los barrotes. Miro con pena su falta de juego pero le alabo el gusto por el silencio. La vida pasa a su lado alborotada pero él sigue amarrado al oscuro y áspero barrote de metal carcelario con los ojos asomados al exterior. Como los tristes libros de antes. Entro en mi vehículo y arranco el motor. Cinturón puesto. Cinturón fuera. Busco algo para regalarle entre las cosas que llevo. Nada me parece bueno ni correcto ni válido. Busco. Encuentro una linterna led. Vuelvo la vista feliz con mi hallazgo en mano y salgo.

El niño ya no está allí. Corre detrás de otro crío. Grita y salta. Parece un saltamontes que se quema las patas al contacto del suelo. ¡Vaya berridos! De pronto huye riendo a carcajada limpia mientras su amigo le persigue igual de alegre, igual de ajenos, sus corazones latiendo a todo trapo ...
... y vuelvo a mi furgo lento y pesado con los ojos picando, sonriendo leve, sintiendo triste, presintiendo contento y creyendo agradecido por el enorme regalo recibido de dos niños amigos.
De todos los niños desconocidos y poniendo mi corazón de papel en esos otros que sistemática y artesanalmente van creando en su interior, recogido y apartado de la mirada adulta, su propia versión del mundo.

Así que corred. Corred como posesos, despendolados y traviesos, saltando o gritando -algo menos por favor- porque os figuro ya exhaustos, sudados y con vuestra mirada atenta. Como gilipollas que soy os imagino yendo -curiosos y sin maldad- a sentaros junto a alguno de esos compañeros que esperan extraños o inmóviles en alguna esquina del patio. Os veo ahí con ella o él, hablando en monólogos y preguntando cosas sin recibir la respuesta esperada.

Vosotros no lo sabéis. Sois niños. No podéis.
Ellos, como alfareros, necesitan el calor de una amistad para hornear y hacer fuerte ese rico orbe invisible que procuran ir construyendo. Esperan sin saberlo, sin pedirlo y creyendo no necesitarlo.
El calor justo para que toda su obra no se transforme en lodo informe por el siguiente espasmo inevitable de sus dedos de terciopelo.
Calor y no fuego que reduzca todo a polvo inerte,  incoloro e insignificante tras el primer vuelco incomprensible de sus palabras extravagantes o sus actos de lunático nunca fiero.
"Si no entiendes mi silencio ... ¿cómo vas a entender mis palabras?"
Justyna Kopania


lunes, 1 de enero de 2018

Tales historias 2018

"El corazón de un hombre es una rueda de molino que trabaja sin cesar; si nada echáis moler, corréis el riesgo de se triture a sí mismo." Martín Lutero

En un antiguo blog, de cuyas historias suelo acordarme... vivía un hada de las de varita con estrella, vestido blanco, inocencia viva y edad por definir.

No comprendo cómo pueden en un mismo momento-persona concurrir felicidad y aflicción.
No comprendo porqué no puedo correr tras un perro de 3 kilos contagiado de su energía vital sin sentir la sien atravesada por algún dedo atornillador.
No veo sentido al profesor entregando premio artístico a un alumno pésimo para quebrar su frágil momento de tímida gloria sobre los rumores de los compañeros aclarando con risa global que fue el único concursante.
Esos sabores son la salsa que acompaña los rollitos de primavera. Odio esa salsa y no por haberla probado poco.
No me cabe en la burua la alabanza de genio y que estoy chorua para igualar la balanza.
Ni porqué si espero aburrido el bus junto a un pequeño jardín elevado es extraño recorrerlo dos o tres veces subido al bordillo, jugando al equilibrio.

Pues me inventaré letra para una canción infantil. Venga:

"Salta y salta, ríe y ríe,
brinca alegre, sube el bordillo,
equilibrio en el ladrillo,
te caes no te caes,
te andas te levantas,
mueves y te bailas,
sonries y te cantas,
vuelta y vuelta la vuelta revuelta,
cabeza da suelta sin hilo ni cuentas."

... ¿es todo eso malo y un mal desatino?
... ¿puede ser malo lo que no es conocido?

Dime. Dímelo tu hada madrina.
Mueve tu varita, agita la estrella y lanza polvorín brillante en la calva que me desnuca.
Cárgala bien de nube, de ranas en nenúfares voladores y peces miopes sobre esponjas con pantalón y horas de aventura, de llanuras vueltas y montes chatos para correrlos o volarlos.

Ayúdame tú; hada, chicóloca de emociones pueriles solubles Zero instantáneas.
Anota mecánica mi nombre en tu lista de la cabra cuando de compras.
Búscame en el super trouper, por favor, una lata de amabilidad en conserva, una bolsita 100gr con piedras de colores y canica azul profundo, una regadera cuerda que florezca mi tierra muerta, un altavoz inversor para los sonidos del silencio.

Tú, tú, tú. Dime. Dime si Martha contrató con Sentry su felicidad, si el hombre oruga es ya lo que imaginó ser y si las cosas simples son de verdad. Y tú, solo tú, nadie más que tú, háblame de los niños que también se marcharon y si alguien por fin compró la vida que valía nada.

Y un último favor, por favor, por favor, te lo pido a tú, a tí, para tú, y también para mí:
Cúbrelo todo bien tapadito abrigadito bajo un arco iris per se multiamor.

DOSMIL. DIEZ. OCHO.
Sin Chin y Sinchán, los cavas brindarán.
Feliz Año Bueno.
No se hagan ilusiones.

miércoles, 27 de diciembre de 2017

Abstract to text

"A veces, la persona que nadie imagina capaz de nada, es la que hace cosas que nadie imagina." Alan Turing
Amrit Khurana - King of Kings


preANOTACIÓN 14-04-2018: El texto a continuación es un intento de escritura abstracta basada en estas imágenes. He escrito letras que me vienen a la cabeza mirándolas. Estas letras:

Pormelade actamor das du meteine, Sikofolstu im sedartu sel acostrumbe sik ni soliskyti fürminaya. Si meyiu locus metrade enseger und mitlainen chasktykur. Simsalonder's sundylanda ems totalo cupistic statulor.
Crede des templor.
Mondrolo mansitur ne teclome di nube. Sentere il circudri la triancolo surelina mista in setol.
E mirmirlaimga sens no clirla besme tindere tol pianto gramse dintro la nucleo.
Kistrayu unsere albiku qerta cuadra se la mismamor si tu la vie comse.
Nute podo sisplesar nel altro posum elice quanti te.
Basmy flestas imortas, ne sum copazi du solrodere purti papio nil termisti caprodie lus espicolos.

Wud like dola mismokoa plumisti quo la mela autis Amrit Khurana no landoa. Suna time quechero poslibi dower pastuta est. Nula toto pastua sen le pasturi fuit, semo koio no possi paintoglas mis alevas onel papiorolos.

Nomos no mosno tronlikústik insere statu. Sittere kurvisky slato nus comsupere meine mente, comsuperati la meva disfrinsa queno sale di siintrere. Trustiko koms kronico uncorrectablo mines operata intra os altres corpos. Rastra, mollere, difica, plora, uriña sapele, kunda estohusos, golepa capita un capite nul, simore, simore poc a poc, bylit fadewei, kusta lovia marchitu . . .


“I know of nobody who is purely autistic or purely neurotypical. Even God had some autistic moments, which is why the planets all spin,” Jerry Newport